Trump rechaza la propuesta de los demócratas para abrir la Administración

Un ciudadano protesta contra Donald Trump frente a la Casa Blanca en Washington. /Reuters
Un ciudadano protesta contra Donald Trump frente a la Casa Blanca en Washington. / Reuters

El presidente estadounidense considera que no se incluyen los fondos que él considera necesarios para la construcción de un muro en la frontera con México

EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha rechazado este martes la propuesta de los líderes demócratas para reabrir la Administración, que lleva cerrada desde el pasado 22 de diciembre, porque no incluye los fondos que él considera necesarios para la construcción de un muro en la frontera con México.

«Los demócratas, tal como sospechaba, no han asignado dinero para un nuevo muro. ¡Tan imaginativo! El problema es que, sin muro, no puede haber una verdadera seguridad fronteriza, ¡y nuestro país debe tener una frontera sur fuerte y segura!», señaló Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Trump desestimó así el plan que los líderes demócratas del Congreso estadounidense anunciaron ayer para intentar reabrir el Gobierno a partir del 3 de enero, cuando tomarán el control de la Cámara Baja.

La propuesta encabezada por la previsiblemente nueva presidenta de la Cámara Baja Nancy Pelosi y por el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, ha sido denegada por Trump antes de que empezase el proceso legislativo formal.

Los demócratas planeaban aprobar un proyecto de ley de presupuesto provisional para financiar el Departamento de Seguridad Nacional hasta el 8 de febrero, ampliando los fondos para cercados fronterizos y otras medidas en 1.300 millones de dólares (1.135 millones de euros), lejos de los 5.000 millones (4.368 millones de euros) pedidos por Trump.

La propuesta consta de seis proyectos de ley para financiar todo el año 2019 y de uno que otorga fondos al Departamento de Seguridad Nacional hasta el 8 de febrero, según un comunicado conjunto de Pelosi y Schumer.

Este lunes, Trump pidió a los congresistas demócratas que regresaran de sus vacaciones para votar a favor de más fondos para la seguridad fronteriza del país en el presupuesto y reactivar así las partes de la Administración que están cerradas.

Desde el pasado 22 de diciembre, la Administración entró en su tercer cierre parcial después de que la negociación entre republicanos y demócratas en el Congreso llegase a un punto muerto a raíz de la exigencia Trump de que el proyecto de presupuestos incluya una partida de más de 5.000 millones de dólares para el muro fronterizo.

En concreto, la parálisis afecta a agencias de diez departamentos del Ejecutivo, incluyendo Transporte y Justicia; así como a decenas de parques nacionales, que suelen ser una gran atracción turística.

El cierre también perjudica a 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales, que no cobrarán mientras permanezca cerrado el Gobierno y están a expensas de la aprobación de un nuevo presupuesto.