EE UU eleva la amenaza militar sobre Venezuela

Decenas de venezolanos hacen cola a las puertas de un supermercado en Cúcuta, en la frontera colombiana, para comprar víveres./REUTERS
Decenas de venezolanos hacen cola a las puertas de un supermercado en Cúcuta, en la frontera colombiana, para comprar víveres. / REUTERS

El secretario de Estado, Mike Pompeo, consolida con sus aliados en Latinoamérica el aislamiento del régimen de Maduro

MERCEDES GALLEGOCorresponsal. Nueva York

El avance en Latinoamérica de gobiernos conservadores «verdaderamente motivados por los mercados» ha proporcionado a EE UU «una oportunidad histórica» de consolidar una coalición soñada en el continente bajo su liderazgo, celebró el viernes en Chile Mike Pompeo. La gira triunfal por el hemisferio sur, que llevó este sábado por primera vez desde 1965 a un secretario de Estado estadounidense hasta Paraguay, es la culminación de una cadena de alianzas que permitirá al Gobierno de Trump avanzar su agenda en el continente, empezando por Venezuela.

El acoso y derribo al régimen de Nicolás Maduro que orquestó la Casa Blanca con un grupo de legisladores cubanoamericanos y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha proporcionado a esta coalición de países latinoamericanos la primera causa común con la que demostrar su lealtad. Lejos quedan los días de los discursos anti imperialistas que, pese a tener una vigencia renovada en las políticas de Washington, suenan más anacrónicos que nunca en boca de Maduro, Ortega o Díaz-Canel. «Hemos empezado una nueva era y gobiernos de toda la región se están desprendiendo de los fallidos modelos socialistas, liberándose de la corrupción», proclamó Pompeo en la tierra de Allende.

El embate de los gobiernos de derecha que han puesto a Jair Bolsonaro en Brasil, a Mauricio Macri en Argentina, a Sebastián Piñera en Chile y a Iván Duque en Colombia tiene por primera vez en décadas a las principales economías latinoamericanas en el círculo más cercano de la Casa Blanca. «En este continente Estados Unidos está teniendo una presencia como nunca antes, que recuerda a nuestros amigos cuánto tenemos en común, y cuán alineados están nuestros intereses», celebró el secretario de Estado. A todos ellos les recuerda estos días que deben «seguir cumpliendo su parte» en la misión de aislar a Maduro hasta estrangular a su gobierno.

LAS CLAVES

Una estrategia común.
La Casa Blanca insta a los gobiernos afines a «seguir cumpliendo su parte» para estrangular al chavismo
Dudas sobre una invasión.
Los analistas se inclinan por la idea de conseguir que las Fuerzas Armadas den la espalda a Maduro

La vuelta de tuerca de esta semana ha incluido la expulsión de su embajador ante la OEA, donde 18 países votaron aceptar al representante de Juan Guaidó; la petición del vicepresidente Mike Pence al Consejo de Seguridad de la ONU para que reconozca a éste como legítimo presidente, y nuevas sanciones a cuatro compañías que operaban en el sector petrolero, lo que ha causado el bloqueo de nueve barcos que transportaban crudo venezolano.

La verdadera presión, sin embargo, es el renovado clamor de una intervención militar que tendría como excusa abrir un corredor para introducir ayuda humanitaria a toda costa. Pompeo terminará esta gira en Cúcuta, el puente fronterizo entre Venezuela y Colombia por donde la oposición apoyada por EE UU intenta introducirla.

A principios de febrero el secretario de Estado tuiteó una foto de este puente «bloqueado por órdenes de Maduro con camiones y contenedores» para impedir que el pueblo venezolano recibiese «la ayuda que tan desesperadamente necesita». En la velocidad informativa de los tuits, a la prensa de medio mundo se le pasó que ese puente construido en 2016 nunca ha estado abierto al tráfico.

Intimidación

Si la guerra sucia y la guerra económica no funcionan, la opción militar que hasta ahora se mantiene sobre la mesa como un elemento de intimidación puede cobrar forma. El almirante Craig Faller que dirige el comando sur en Florida dijo a la revista 'Foreign Policy' que para final de año la crisis de Venezuela podría alcanzar los niveles de Siria si Maduro sigue en el poder, «así de mal está la cosa», declaró. «Y nosotros estamos listos, prácticamente sobre la bola del pie (en posición de corredor)».

Los detalles hipotéticos de esa intervención militar que por primera vez ha pedido un senador estadounidense -Rick Scott- ocupan ya páginas de la revista 'Military Times', que ve cómo «se acumulan la señales de planes militares para Venezuela». No obstante, los analistas que consulta creen que la idea no sería invadir el país, «sino provocar que las Fuerzas Armadas se levanten contra Maduro», le dijo Fulton Armstrong, antiguo analista de la CIA para Latinoamérica.

Trump ha prometido a sus bases no embarcar a EE UU en guerras farragosas como la que podría esperarle en Venezuela, donde Rusia y China ya han tomado posiciones. La cuestión es cómo cumple también con los electores de Florida que necesita para ganar la reelección el año que viene. Ahí es donde necesita a su coalición latinoamericana, a la que ha encomendado aislar a Venezuela y expulsar a China del continente.

«Ahora no es momento de recaer en el pasado, ni de buscar salvadores autoritarios o modelos socialistas», advirtió Pompeo. Un mensaje que Trump llevará también a la arena electoral para meter a sus rivales demócratas en el mismo paquete y agitar en EE UU el fantasma venezolano que tanto se ha utilizado contra la izquierda en España o México. Sólo necesita «que cada uno cumpla su parte», advierte estos días a los líderes de la región.

Prisión provisionalpara el exjefe deInteligencia de Chávez

El juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal acordó este sábado prisión provisional para el exjefe de Contrainteligencia militar de Venezuela Hugo Carvajal, detenido el viernes en Madrid por la Policía Nacional en virtud de una petición de extradición de Estados Unidos. El detenido negó las acusaciones de estar vinculado con el narcotráfico y las FARC, no aceptó su entrega a Estados Unidos y aseguró tener arraigo familiar en España. Ahora Washington tiene que formalizar su petición de extradición, que resolverá la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Carvajal también alegó ante el juez que otro país, Holanda, ya rechazó con anterioridad la extradición por los mismos hechos sobre los que se va a pronunciar ahora la justicia española. El exalto cargo con Hugo Chávez (1999-2013) fue expulsado de la Fuerza Armada y despojado de su grado de mayor general por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, tras manifestar su apoyo al 'presidente encargado', Juan Guaidó, el pasado 22 de febrero.