El Daesh llama «soldado del califato» al autor de la masacre de Orlando

Familiares de las víctimas lloran a las puertas del club./
Familiares de las víctimas lloran a las puertas del club.

Omar Mir Sediq Mateen, fallecido en un tiroteo con la Policía, irrumpió en un local gay y asesinó a 49 personas

COLPISA/AGENCIASnueva york

El grupo terrorista Daesh ha asumido la autoría de la matanza en un club gay de Orlando (Florida) que causó ayer 50 muertos, uno de ellos el atacante, y 53 heridos, de los que 42 siguen hospitalizados, según informa la agencia de noticias Amaq, vinculada a los yihadistas.

MÁS INFORMACIÓN

"El ataque armado perpetrado contra un club nocturno de homosexuales en la ciudad de Orlando, en el estado estadounidense de Florida, fue perpetrado por un combatiente del autodenominado Estado Islámico", ha señalado Amaq en un comunicado. El grupo terrorista ha reivindicado hoy de nuevo la matanza y ha calificado a Mateen de "soldado del califato".

La Policía estadounidense ha confirmado 50 muertos y 53 heridos -varios en estado crítico- en el tiroteo perpetrado durante la madrugada del domingo en el club nocturno Pulse, que se trataría de la mayor matanza por arma de fuego en la historia reciente del país, según las primeras estimaciones.

El autor ha sido identificado como Omar Mir Sediq Mateen, de 29 años y ascendencia afgana y residente en la localidad de Port St. Lucie (también Florida), según han confirmado fuentes policiales a la cadena CBS.

Mateen, que mantenía lazos con radicales islámicos pero carecía de antecedentes delictivos, llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al grupo terrorista, informó el canal NBC News.

Sin embargo, su padre, ha manifestado que podría deberse a motivos homófobos. "No tiene nada que ver con la religión", dice. El padre de Mateen ha explicado que hace dos meses su hijo se enfadó tras ver a dos hombres besándose en el centro de Miami y ha señalado que ese podría haber sido el motivo que le llevó a efectuar la matanza.

Mateen fue investigado en dos ocasiones entre 2013 y 2014 por el FBI, por su posible vinculación a grupos terroristas.

El agente Ron Hopper ha confirmado en rueda de prensa que el autor de los disparos fue investigado por las autoridades federales del país.

Según Hopper, fue investigado en 2013 por comentarios a favor del grupo terrorista Estado Islámico en su cuenta en redes sociales, y en 2014 por aparentemente querer cometer un ataque suicida, aunque las autoridades consideraron la investigación "no concluyente".

El gobernador del estado norteamericano de Florida, Rick Scott, ha declarado el estado de Emergencia tras el tiroteo. "Somos un estado fuerte y resistente y vamos a dedicar todos los recursos disponibles a ayudar con el tiroteo de Orlando. Nuestro Centro de Operaciones de Emergencia también está siguiendo este trágico incidente", ha afirmado.

Por el momento, han trascendido los nombres de quince de las víctimas, en la que figuran 17 hispanos. Hasta el momento, la víctima más joven es Luis Omar Ocasio-Capo, de 20 años, mientras que la de mayor edad es Franky Jimmy Dejesus Velazquez, de 50. El alcalde de Orlando, Buddy Dyer, ha informado de que 39 personas murieron en la discoteca, mientras otras 11 lo hicieron en hospitales cercanos.

La discoteca Pulse había organizado una 'Noche latina', dedicada a ritmos como bachata y reguetón, por lo que es muy probable que un alto porcentaje de las víctimas sean hispanos, una comunidad que representa el 29% de la población de Orlando, famosa en todo el mundo por sus parques temáticos y de atracciones.

Atrincherado durante horas

El incidente comenzó en torno a las 2.00 de la madrugada - las 8.00, hora peninsular española-, cuando el individuo cruzó varios disparos con la Policía antes de atrincherarse en el local, un conocido club de ambiente gay, donde se encontraban al menos un centenar de asistentes que tomó como rehenes.

Múltiples unidades de Emergencias y Policía -entre ellas unidades de artificieros y equipos especiale- llegaron al lugar conforme la Policía pudo confirmar que el individuo también transportaba lo que ha sido descrito como "un artefacto sospechoso". Pasados unos minutos y tras los esfuerzos infructuosos de un negociador, la Policía decidió entrar en el local y mataron al asaltante.

Sobre la identidad del responsable de los disparos, la Policía se ha limitado a informar de que "no era de los alrededores y estaba bien organizado y preparado". El FBI, por su parte, ha confirmado que está investigando la situación como si de un "caso de terrorismo" se tratara.

Tras el tiroteo final, en el que intervinieron las unidades de acción rápida SWAT y un vehículo acorazado, la Policía consiguió rescatar con vida a 30 personas del local, que han recibido inmediatamente atención médica in situ. Se desconoce el estado exacto de los heridos, de diversa consideración. Al poco de terminar el incidente, la Policía realizó una "detonación controlada" del artefacto que portaba el sospechoso, sin dar más detalles.

La Policía también declaró que, por ahora, no ha podido verificar la existencia de un segundo asaltante, como informaron algunos testigos en un primer momento.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha expresado sus condolencias a las familias de las víctimas en un comunicado. "Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias y los seres queridos de las víctimas", señala la Casa Blanca. "El presidente -subraya- pidió recibir actualizaciones con regularidad mientras el FBI y otros agentes federales trabajan con la Policía de Orlando para obtener más información". Obama ha ordenado que "el Gobierno federal provea cualquier ayuda necesaria para efectuar la investigación y ayudar a la comunidad".

Segundo ataque en 24 horas

Se trata del segundo ataque en la ciudad en poco más de 24 horas, después de que la cantante Christina Grimmie, exconcursante de 'La voz', fuera asesinada el viernes por un hombre que la atacó al término de un concierto y que se suicidó tras dispararle.

El teatro donde Grimmie fue atacada está situado a unos seis kilómetros del Pulse nightclub.

Las armas de fuego fueron usadas en 11.200 asesinatos en 2013 en Estados Unidos, pero hasta ahora no han llevado a la adopción de medidas efectivas para limitar su uso, en un país donde el derecho a portar armas está protegido por la segunda enmienda de la constitución.