El derrumbe de un edificio de viviendas en Rusia se salda con 39 muertos

«Hemos recuperado el último cadáver y garantizamos que en el edificio ya no hay más personas», afirma el Ministerio de Emergencias

COLPISA/AFPMadrid

El derrumbe de un edificio de viviendas en la ciudad rusa de Magnitogorsk, en los Urales, ha dejado un balance definitivo de 39 muertos, según ha informado este jueves el viceministro de Emergencias, Alexander Chuprian, tras recuperar el último cadáver.

«Hemos recuperado el último cadáver, el número 39, y garantizamos que en el edificio ya no hay más personas. El Ministerio de Emergencias finaliza la operación de rescate», ha dicho Chuprian en rueda de prensa.

Del total de 39 fallecidos, 38 ya han sido identificados y seis son menores de edad, de acuerdo con la agencia de noticias rusa Sputnik.

El edificio se vino abajo el lunes por la mañana a causa de una explosión provocada por una fuga de gas. Un total de 35 apartamentos han quedado totalmente destrozados mientras que otros diez han sufrido daños parciales.

Un día después, los equipos de emergencias encontraron con vida a un bebé de once meses que estaba bajo los escombros. «El niño se salvó porque estaba en su cama y bien arropado», contó el gobernador regional.

Imágenes del edficio tras el derrumbe. / Agencias

Unas 1.100 personas vivían en este edificio de hormigón de 35 pisos construido en 1973 durante la época soviética.

Los equipos de rescate, que trabajan bajo un frío glacial, con unas temperaturas de -27 ºC, rescataron el martes a un bebé entre los escombros.

Los responsables sanitarios de Moscú indicaron que se encontraba en estado grave pero estable, tras haber sufrido un traumatismo craneal, varias fracturas y quemaduras a causa de un frío excesivo.

«Estamos todos de duelo», aseguró un hombre a la cadena de televisión rusa Rossiya 24, «prácticamente todo el mundo en la ciudad conocía a alguien» afectado en el accidente.

El funeral de las víctimas debería celebrarse a partir del viernes, tras un proceso de identificación, informaron las autoridades municipales.

Los habitantes de Magnitogorsk dejaron flores y velas cerca del lugar de la explosión, mientras que el gobernador de esta región decretó una jornada de duelo para este miércoles.

El comité de investigación ruso, un organismo encargado de las principales investigaciones en el país, anunció el martes que no se había encontrado ningún rastro de explosivos, después de que en algunos medios locales se difundieran rumores de que la explosión se trataba de un atentado.

Con una población de 400.000 habitantes, Magnitogorsk está situada en una región rica en minerales y tiene una de las principales fábricas de acero de Rusia.

 

Fotos

Vídeos