Comienzan a enterrar a los futbolistas adolescentes muertos en el incendio de las instalaciones del Flamengo

Dolor y desesperación. En el entierro de uno de los diez  futbolistas  adolescentes del  Flamengo muertos en un incendio mientras dormían en su centro de entrenamiento en Río de Janeiro. Christian Esmerio tenía 15 años y era un prometedor portero del popular equipo brasileño. "¿Cómo un club tan importante como el Flamengo permite que los chavales duerman en contenedores. Brasil tiene que hacer algo para detener esto, para que la gente deje de morir sin que nadie sea castigado", lamentaba su tío.Un cortocircuito en un aparato de aire acondicionado habrían desatado la tragedia que conmociona a Brasil.- Redacción-