La ola de calor ha hecho muy difícil el turismo en ciudades como Roma, París o Munich y ha dejado imágenes que se repetirán los próximos días

La ola de calor europea no ha hecho más que empezar y los gobiernos extreman las precauciones esperando que se alcancen los 45 grados.31 marcaban hoy los termómetros en las calles de París. Ni la Torre Eiffel ni el Sena han conseguido que los turistas se olviden del calor.Las fuentes del Campo de Marte se han convertido en aliadas contra las altas temperaturas de una jornada que recuerda a la ola de calor que provocó miles de muertes en 2003.Temperaturas parecidas en Munich, aunque Alemania nos deja imágenes mucho más desenfadadas. Animales jugando con el agua y comiendo helados en el zoo de la ciudad.Ni la bella Roma se salva de las altas temperaturas. Los turistas se acercan a las más de 2 mil fuentes de la ciudad, esta vez no solo por su belleza.Eso sí, la peor parte se la lleva la costa siciliana, donde 41 coches ardían mientras sus dueños disfrutaban de un día en la playa.