«Empezó a balancearse el suelo y nos abrazamos»