Las protestas en Ecuador contra el alza de combustibles dejan más de 700 detenidos

Indígenas ecuatorianos durante el asalto a la sede del Congreso, en Quito.

El presidente Lenín Moreno anuncia su regreso a la capital para supervisar las masivas movilizaciones

EFE

Un total de 766 personas han sido detenidas en Ecuador desde el pasado jueves, cuando estallaron las protestas en contra de la eliminación de los subsidios de los combustibles, en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según el Ministerio de Gobierno, la mayor parte de las 766 detenciones se registran en la ciudad costera de Guayaquil (177), seguido por la de Quito (163).

En repetidas ocasiones, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, ha señalado que la mayor parte de personas, especialmente en Guayaquil, fueron detenidas por actos de vandalismo.

En la provincia de Chimborazo, situada en la zona andina del país, se ha detenido a 65 personas, mientras que en la de Sucumbíos, en la frontera amazónica con Colombia, a 43.

Cuarenta personas han sido arrestadas en la provincia de Los Ríos, donde hoy también se registraron manifestaciones en contra del alza del coste de los combustibles y del anuncio del jefe de Estado, Lenín Moreno, de enviar a estudio de la Asamblea Nacional, un paquete de reformas laborales.

Zamora (2) y Bolívar (6) son las provincias en las que menos detenidos hay en el territorio continental ecuatoriano desde el jueves hasta este miércoles, cuando se cumple una huelga nacional contra el Gobierno.

Altercados en las calles de Quito, en los aledaños al Congreso.
Altercados en las calles de Quito, en los aledaños al Congreso. / EFE

Las mayores manifestaciones este día se han registrado en la capital ecuatoriana, donde miles de indígenas caminaron hacia el casco colonial de manera pacífica.

No obstante, en la misma zona se registraron violentas protestas de otros grupos que rechazan la eliminación de los subsidios por considerar que el alza de coste del galón de combustible incidirá en los costas de la canasta básica.

En la ciudad costera de Guayaquil, hasta donde Moreno trasladó el lunes la sede del Ejecutivo amparado en el estado de excepción decretado el jueves último, se registraron manifestaciones en la mañana, que las fuerzas del orden dispersaron con gases lacrimógenos.

Sin embargo, la tarde se caracterizó por una marcha por la paz, liderada por la alcaldesa conservadora, Cynthia Viteri y por su antecesor, Jaime Nebot.

Miles de manifestantes se concentraron en una de las principales avenidas de esa ciudad, portando camisetas blancas y la bandera de la ciudad que hoy celebra los 199 años de su independencia colonial.