El español herido en el accidente de México: «Pasaré miedo en el avión de vuelta»

El estado en el que quedó el aparato tras el accidente en México y el asturiano José Manuel Pulgar, que ayer recibió el alta. /EFE / DV
El estado en el que quedó el aparato tras el accidente en México y el asturiano José Manuel Pulgar, que ayer recibió el alta. / EFE / DV

México reconoce al 'héroe asturiano' por rescatar a varias personas del interior del aparato, entre ellos el piloto, que estaba «muy malherido»

ALEJANDRO FUENTE

Es el 'héroe español', el 'héroe asturiano'. José Manuel Pulgar recibió ayer el alta de sus heridas en un hospital militar de la ciudad mexicana de Durango. Este trabajador del Pozo Nicolasa (ubicado en Mieres) se disponía a regresar a Asturias en el vuelo 2431 de la compañía Aeroméxico. Por el mal tiempo, el piloto perdió el control del aparato y éste se estrelló con un total de 103 ocupantes en su interior. Fue a las tres de la tarde, hora local del martes; las diez de la noche en España. No hubo muertos; muchos lo llaman milagro.

Dentro de ese suceso extraordinario hubo héroes, que no dudaron en poner en riesgo su integridad personal para sacar a personas heridas del interior de la aeronave. Entre ellos destaca este lenense de Pola, quien sacó a su compañera de asiento, a niños y al comandante de la nave, permaneciendo a su lado a pesar del intenso fuego. Medios del país americano destacan su actitud y le agradecen su actuación con el resto de pasajeros.

Él recibió ayer el alta médica, un poco sobrepasado por la situación y por la atención mediática que ha suscitado en toda España, aunque no se espera que regrese a Asturias hasta dentro de diez o quince días, que es el tiempo que los médicos le recomiendan que guarde reposo. Eso sí, el susto lo sigue teniendo en el cuerpo. «Pasaré miedo en el avión de vuelta, pero lo tengo que coger», reconoció a este periódico.

«Ya le han hecho las pruebas que tenía pendientes y nos han confirmado que no tiene nada roto», explicaba ayer su hermano Adriano; y es que se temía que tuviera una costilla el fracturada. Pero como el propio Pulgar explicaba vía telefónica, tan solo sufre algunas magulladuras y está bien.

Con detalle, explicaba que el impacto del aparato fue «muy violento»; informaba de que daba igual que se llevase puesto el cinturón de seguridad, porque la gente salía volando de sus asientos, se golpeaban unos con otros, mientras que las maletas y los portaequipajes caían sobre el pasaje.

«Tras el golpe, la cabina se llenó enseguida de un intenso humo, muy molesto y con un olor muy fuerte, y se originó un fuego», explicó Pulgar». «Había llamas justo detrás de mí y sentía el calor. Me desabroché el cinturón», añadió.

«No fui el único»

Las escenas, recordaba, eran de pánico. «Pude ayudar a salir a más gente, a una señora, a un niño y al piloto -la persona que ha sufrido heridas de mayor gravedad-; se hace lo que se puede y es como se actúa, de forma natural, ante una situación como ésta. De hecho, no fui la única persona que sacó a más heridos del avión», decía restando importancia a su actuación, que ha sido aplaudida en el país americano.

Ya en el exterior del aparato, el asturiano acompañó en todo momento al capitán del avión, «que estaba muy malherido; nos encontrábamos muy cerca del fuselaje y sentíamos el calor de las llamas», relataba. Enseguida llegaron los servicios sanitarios hasta el lugar. En un principio fue llevado a un hospital infantil, se cree que se le confundió con su hijo, que se llama igual. Los médicos, al percatarse del error, ordenaron su traslado al centro sanitario militar.

Su principal deseo es regresar a Asturias con su familia, su mujer que es mexicana y sus dos hijos de ocho y cinco años, que seguirán en el país azteca hasta que terminen las vacaciones. El también tendrá que esperar varios días para volver a casa ya que los médicos le han recomendado que guarde reposo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos