Nuevas grabaciones ponen contra las cuerdas al ministro Moro

Sergio Moro. /Reuters
Sergio Moro. / Reuters

Desvelan que cuando dirigió como juez la investigación contra Lula conminó a los fiscales a fabricar pruebas

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

Nuevas revelaciones colocaron ayer contra las cuerdas al exjuez anticorrupción y ahora ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro. El portal de investigación periodística The Intercept, que se ha convertido en la pesadilla de la principal apuesta de Jair Bolsonaro, difundió este sábado diálogos de Moro en los que -como magistrado- orienta a los fiscales del 'caso Lava Jato' a sacar un comunicado de prensa mostrando las contradicciones de su célebre acusado, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

La conversación tuvo lugar el 10 de mayo de 2017, después de que Lula declarara ante Moro en la causa por la cual el expresidente fue condenado y por la que está preso desde hace catorce meses. La Justicia le adjudicó un tríplex en Guarujá que, según la Fiscalía, recibió de la constructora OAS a cambio de beneficios «indeterminados». Lula niega que la propiedad sea suya.

Intercept Brasil, coordinado por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, publica desde hace varios días diálogos del juez con los fiscales a través de la aplicación Telegram. La ley brasileña prohíbe que un magistrado se asocie con la acusación. No obstante, Moro parece liderarla, ofrece testimonios, sugiere pistas y orienta la investigación.

El viernes Intercept reveló que, el mismo día de la declaración de Lula, Moro recomendó al fiscal Carlos dos Santos Lima «rebatir el 'showcito'» de Lula, según expresó. Santos Lima lo habló con Deltan Dallagnol, el fiscal coordinador del 'caso Lava Jato', y éste decidió consultar a sus asesores de prensa. «Podemos buscar un periodista que quiera publicarlo en nombre propio», especuló el fiscal para que no apareciera el Ministerio Público en la maniobra. Uno de los asesores dudó de que fuera correcto, pero finalmente se hizo.

Sobornos

Intercept también reveló que Moro recomendó a Dallagnol escoger el 30% de las confesiones de funcionarios de la empresa Odebrecht en las que se revelara quiénes eran los políticos que negociaron sobornos. El fiscal le había dicho a Moro que tenía los nombres de 372 políticos brasileños y que el 30% era denunciado por corrupción y otro tanto por financiar a políticos además de otros delitos.

Consultado por el portal de noticias, Moro y los fiscales se han negado a declarar. El ahora ministro, que al principio dijo que no veía nada grave en sus diálogos y hasta confesó algún «descuido», ahora comunicó por escrito que «no reconoce la autenticidad» de los mensajes divulgados y que si son reales «pudieron haber sido adulterados».