Zegama ofrece la posibilidad de ver trasmochos jóvenes

Uno de los nueve árboles trasmochos de Murgisarri, en Zegama./
Uno de los nueve árboles trasmochos de Murgisarri, en Zegama.

El Ayuntamiento ha podado nueve hayas para mostrar a los aficionados cómo evolucionan con los años |

FELIX IBARGUTXI SAN SEBASTIÁN.

Zegama siempre ha sido una localidad relacionada con el bosque, y este jueves dio otro paso más en esa dirección, al inaugurar un bosquecillo de árboles trasmochos en el paraje de Murgisarri, bastante cercano al casco urbano, y al que se puede acceder desde el caserío Anduetza, el centro de interpretación Aizkorriko Ataria. Son nueve árboles trasmochos, pero árboles jóvenes y trasmochados este mismo año. Una propuesta completamente novedosa, por lo tanto.

Los aficionados a los bosques ya conocen esos viejos ejemplares de haya y roble, trasmochados hace cien años o más, por las gentes que destinaban luego las ramas a la producción de carbón vegetal, y que ahora son árboles con oquedades en las que anidan y habitan diferentes especies animales.

Pero el bosquete de Murgisarri es bastante diferente. Son hayas que han sido cortadas en abril de este año, a una altura de algo menos de dos metros. A partir de ahora, el visitante podrá ver como evoluciona el árbol, que producirá ramas vigorosas que crecerán verticalmente.

El día 21 habrá excursión guiada, con explicaciones de Álvaro Aragón

El bosquete de Murgisarri, de propiedad municipal y creado con el apoyo de la Diputación, se gestionará por partes. En unas zonas se intervendrá antes que en otras, de manera que el visitante podrá ver en el futuro una extensión con hayas en diferentes estadios.

La técnica del árbol trasmocho, que servía para conseguir tanto leña para casa como carbón vegetal, dejó de aplicarse en la década de 1950. Pero todavía quedan miles de ejemplares trasmochos, por ejemplo en las laderas norte de la sierra de Aizkorri, que se ven desde Zegama.

El nuevo bosquete de Murgisarri fue inaugurado el jueves por el alcalde de Zegama, Joseba Izagirre, y el coordinador de los parques naturales, Luis Mari Zaldua.

El Ayuntamiento ha puesto en circulación la marca 'Zegama. Basoaren kultura - Zegama. La cultura del bosque'. Hay que tener en cuenta que ya en el año 2003, el municipio restauró el caserío Andue-tza, para instalar allí una amplia colección de troncos de árboles, elaborada por Imanol Artola. La recopilación incluía también una xiloteca de 1.500 tablillas.

Luego ese local se convirtió en centro de interpretación de la sierra de Aizkorri, y adoptó la denominación de Aizkorriko Ataria. Además, en los alrededores se plantaron unos ejemplares de diferentes especies arbóreas, pertenecientes al reputado científico catalán Martí Boada.

Hoy habrá una fiesta para inaugurar una 'txondorra' y el día 21 visita guiada a Murgisarri, con explicaciones a cargo del historiador Álvaro Aragón Ruano.

 

Fotos

Vídeos