Una máquina de escribir en el río Oiartzun

Un hombre, en los trabajos de limpeza en el río Oiartzun a su paso por Errenteria./Arizmendi
Un hombre, en los trabajos de limpeza en el río Oiartzun a su paso por Errenteria. / Arizmendi

Decenas de voluntarios extrajeron cientos de kilos de basura del río y el mar en Gipuzkoa

Elisa Belauntzaran
ELISA BELAUNTZARAN

Plástico, mucho plástico y basura de todo tipo se acumula en las orillas del río Oiartzun y la costa guipuzcoana. Así lo confirmaban los voluntarios que han participado en la convocatoria 'Basuraleza', promovida por Itsas Gela, en el río Oiartzun a su paso de Errenteria y la costa de Donostialdea.

Plástico, una máquina de escribir, un carro de supermercado, material de balizamiento de carreteras, electrodomésticos, tubos de escape... son solo algunos de los elementos que los voluntarios que se acercaron al río Oiartzun recogieron capitaneados por Aiora Sagarzazu, miembro de Itsas Gela.

Sagarzazu, tras dos horas recorriendo las orillas del río en Errenteria, preparaba la ficha de los materiales recogidos después de clasificarse. «En total hemos recogido 40 kilos de basura en la zona del puente de Gabirrota. Nos hemos encontrado de todo, algunas cosas sorprendentes como un trozo de mandíbula de una vaca o un saco lleno de ropa de los trabajadores del ayuntamiento de Pasaia. Hemos clasificado toda la basura y depositado en los contenedores correspondientes».

Junto a Aiora, se encontraban Alain, Mika y Malen. Los chavales de 5 años, alumnos de Karmengo Ama ikastetxea de Pasaia, llegaron con ganas de limpiar el río. Preparados con sus guantes y mucha ilusión no dejaron de recoger junto a Gogor y Jose Manuel todos los plásticos que se encontraban. Junto a ellos, Jon Bengoetxea de Irun que aseguraba que se acercó hasta Errenteria «porque me parece interesante participar en esta iniciativa porque ya que ensuciamos todos, habrá que limpiar de vez en cuando lo que nos rodea».

Ainhoa Bellamy también colaboró en la iniciativa llevado a cabo por Itsas Gela en el río Oiartzun. La joven educadora, que se considera ecologista, quiso participar de manera activa en la limpieza de la naturaleza, porque según explicaba «creo que vamos al desastre del medio ambiente por el cambio climático o el tema de las basura. Creo que hay que cambiar y mejorar poco a poco. Además, soy educadora y quiero que los chicos con los que trabajo participen en una iniciativa como esta. Ya lo he hablado para organizar algo similar con Itsas Gela y ellos».

Por la tarde, la cita de Itsas Gela fue en el río Oiartzun, pero durante la mañana un total de 20 personas se subieron al barco y EkoMuseo del Mar Mater de Pasaia. Eneko Sarasua, responsable del Ekomuseo, explicó que «durante unas tres horas y media hemos extraído del mar unos 200 kilos de basuras del mar entre Ulia y la costa a la altura de Donostialdea». 2.500-3.000 trozos de cuerdas, un gran trozo de lona de rafia, una enorme rueda de madera, gran cantidad de botellas de plástico, envases de comida... todo ello, vertido por nosotros está claro». Sarasua aseguró que «nos hemos dirigido a una distancia de milla y media de la costa y nos ha tocado una zona llena de basura en la que los voluntarios han trabajado muy duro porque sacar la basura del mar es muy difícil». Todo un reto para la veintena de personas, entre los que se encontraban cuatro chavales de 9 a 15 años, y que de manera desinteresada colaboraron en la iniciativa 'Basuraleza'.

Jaizkibel y el Bidasoa

Esta iniciativa forma parte del proyecto Libera, impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, y que colaboración con la asociación Itsas Gela de Pasaia se organizó con el objetivo de impulsar actividades de educación ambiental y ciencia ciudadana para acabar con la basuraleza. Los ejes del proyecto quieren lograr abordar el problema ambiental que afecta al estado de conservación de los ecosistemas, poniendo en peligro la salud de los ecosistemas y la supervivencia de la biodiversidad.

Para ello, Itsas Gela organizó las batidas de limpieza y de recogida de datos para conocer el volumen, cantidad y tipología de la basura que hay en los entornos naturales a través de las campañas de '1m2 por los ríos, embalses y pantanos'; '1m2 por la naturaleza; '1m2 por las playas y los mares' y '1m2 por el campo, los bosques y el monte'. Dentro de la iniciativa de '1m2 por las playas y los mares' también se intervino en dos puntos de limpieza y caracterización de basuras marinas situados en la cala Azabaratza (Jaizkibel) y frente al puerto de Pasaia. La zona de Jaizkibel fue objeto de recogidas en la campaña de '1m2 por el campo, los bosques y el monte', en la que se caracterizarán residuos en la zona alta y los alrededores de la carretera.

Al margen del proyecto Libera, una treintena de jóvenes voluntarios, entre 12 y 25 años, participaron en la jornada Garbidasoa en Irun. La iniciativa, organizada por el área de Juventud en colaboración con HS2, promovió la limpieza del entorno de la ribera del Bidasoa. El objetivo principal de esta iniciativa era concienciar y sensibilizar a la juventud sobre la problemática que existe en torno al vertido de residuos, así como sobre la importancia del reciclaje. Tras ofrecer a los jóvenes una pequeña explicación sobre la actividad, se repartieron los materiales necesarios para realizar la recogida de basura. A continuación, se formaron dos grupos: uno realizó la limpieza en el agua, sobre tablas de stand up paddle XL, y el segundo lo hizo por tierra. Desde Osinbiribil, ambos equipos recogieron la basura y los residuos que encuentren hasta llegar al embarcadero de Santiagotarrak. Los residuos que se fueron encontraron se fueron depositando en unas tinas y una clasificación de la basura mientras conocían los diferentes tipos de plásticos que existen y el impacto medioambiental que producen.