Una semana en la costa con todo incluido, por 210 euros

Una semana en la costa con todo incluido, por 210 euros

Las reducidas tarifas del Imserso atraen cada año a casi un millón de pensionistas, 200.000 en Euskadi. El conflicto entre el Gobierno y los hoteleros mantiene en el aire los viajes de la próxima temporada, que se iniciaría en octubre

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

Imagine que acude a una agencia de viajes y observa una oferta que le deja ojiplático. Ocho días y siete noches en la costa valenciana, con transporte, en un hotel de cuatro estrellas con todo incluido, a un precio de 210 euros por persona. Pero su euforia se desvanece cuando se da cuenta de que ese chollo solo es apto para los usuarios del Imserso. Casi un millón de pensionistas viajan cada año a través de este programa vacacional. En Euskadi son más de 200.000 jubilados quienes disfrutan de estos paquetes, que se llevan organizando ininterrumpidamente desde el año 1985. La próxima temporada, sin embargo, está por el momento en el aire, ya que los hoteleros adheridos al programa han recurrido los pliegos de condiciones del nuevo concurso presentado por el Gobierno español para las cuatro próximas temporadas. Aunque la patronal no se plantea la posibilidad de que los viajes se puedan suspender, este conflicto podría retrasar el inicio del nuevo curso, previsto para octubre. Los pensionistas aguardan con inquietud a que se resuelva el problema, ya que para muchos esta modalidad es la única llave para poder disfrutar de unas vacaciones.

¿Dónde radica el éxito del Imserso? En sus precios, muy por debajo de las tarifas establecidas para el resto de clientes. Este programa está financiado en un 20% por el Gobierno español, mientras que el resto corre a cargo del usuario, que cuenta con ventajas económicas por su condición de pensionista. El programa tiene tres lotes diferentes: Turismo de costa, con estancias en Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia; costa insular, con Canarias e Islas Baleares; y por último el turismo de interior, en el que se incluyen viajes en entornos naturales y a capitales de provincia.

Las islas, más caras

Uno de los objetivos del Imserso, además de promover la vida activa y social de las personas mayores, es contribuir a la rentabilidad del sector turístico en los meses de temporada baja, especialmente en las zonas de playa, donde sin este programa muchos hoteles tendrían que cerrar. Por esa razón los viajes se desarrollan entre octubre y mayo, con precios más que asequibles. Según las tarifas publicadas de la temporada 2018/19 que ya termina, una estancia de 15 días en la costa, -en Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana o Murcia-, con transporte, alojamiento en hotel de cuatro estrellas y todas las comidas incluidas tiene un coste de 377 euros. En temporada baja, que en este caso es del 1 al 17 de diciembre y del 1 al 31 de enero, ese precio se reduce hasta los 317 euros.

La edad es el principal requisito, y solo se tiene en cuenta el nivel de renta en caso de exceso de demanda

El programa está financiado en un 20% por el Gobierno, y el resto lo aportan los usuarios

Patronal y Turismo tendrán una reunión en los próximos días para tratar de alcanzar un acuerdo

Hay más ejemplos. Las estancias en las islas tienen unas tarifas más elevadas por el precio del vuelo o barco, pero igualmente baratas en comparación con los precios estándar. Ocho días en Mallorca en las mismas condiciones tienen un coste de 244 euros por persona, o lo que es lo mismo, de 30 euros al día, con comidas, bebidas y habitación incluidas en el precio. Para Canarias las tarifas suben algo más. Siete noches tienen un precio de 324 euros, a 46 euros cada día con pensión completa y vuelos incluidos. En cuanto al turismo de interior, los precios varían entre los paquetes de naturaleza y las estancias en capitales de provincia.

Un circuito por diferentes ciudades durante una semana tiene un precio de 239 euros. Cinco días en un paquete de turismo de naturaleza cuesta 262 euros, y visitar una capital de provincia durante cuatro días sale por 113 euros. Todas las opciones salen por menos de 40 euros al día.

Requisitos

Se trata de unas tarifas a las que pueden acceder la mayoría de pensionistas. Los requisitos establecidos por el programa del Imserso son muy poco restrictivos. Pueden optar a los viajes del programa social de vacaciones los jubilados, los viudos mayores de 55 años, personas a partir de 60 que cobran algún tipo de prestación -por desempleo, por ejemplo-, y mayores de 65 que formen parte del sistema de la Seguridad Social. Por otro lado, los españoles residentes en el extranjero también pueden participar en el Imserso, atendiendo a los requisitos mencionados. Además, los usuarios podrán ir acompañados de su cónyuge, aunque este no cumpla los requisitos de edad o pensión, y quienes tengan un hijo o hija con más de un 45% de discapacidad también podrán ir acompañados de ellos en sus viajes.

Más

Estos requisitos han sido criticados por no tener en cuenta los niveles de renta de los solicitantes, lo que provoca que personas con pensiones altas disfruten de los descuentos del Imserso. Lo cierto es que el programa sí contempla preferencias para los jubilados con las rentas más bajas, pero solo en caso de exceso de demanda. Así, establece un sistema de puntos, basado en diferentes criterios de evaluación, que permite elaborar una lista de acceso. Entre esos criterios están la edad, donde la puntuación mínima se otorga a los pensionistas de 60 años y la máxima a los que tienen 78 o más.

Asimismo, se tiene en cuenta la situación económica de los solicitantes. La mayor puntuación se otorga a los mayores que cobran hasta la pensión mínima de jubilación, que es de 788,90 euros, y también reciben muchos puntos los pensionistas que cobran hasta los 1.050 euros. A partir de esa cifra la valoración empieza a bajar, hasta dar 0 puntos a aquellos mayores que cobren más de 2.100 euros de prestación. También puntúa que hayan participado en ediciones anteriores y que sean miembros de familia numerosa.

Los hoteleros advierten de que muchos establecimientos cerrarán si el Gobierno no cede

Los viajes del Imserso, con las suculentas ofertas que aprovechan miles de pensionistas cada año, podrían verse afectados la siguiente temporada que arrancará en octubre. El conflicto abierto que mantiene la patronal hotelera con el Gobierno español por las nuevas condiciones del contrato de licitación para las cuatro próximas temporadas tiene, por el momento, paralizado el programa.

El pasado mes de marzo el Consejo de Ministros aprobó los pliegos del nuevo concurso y estos no fueron bien recibidos por el sector turístico, especialmente por los hoteleros. A principios de mayo la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, Cehat, presentó un recurso contra la propuesta del Gobierno, ya que entiende que va en contra de sus intereses. El problema es principalmente económico. Juan Molas, presidente de Cehat, señala que para que el Imserso sea rentable para los hoteles el precio por persona y día debería situarse en los 25 euros, y no en los 22,5 que marca el nuevo pliego.

Desde Cehat consideran asimismo que los pliegos no recogen la realidad del sector, como las inversiones en reformas o las revisiones salariales realizadas, y aseguran que muchos hoteles podrían cerrar si el Gobierno no cede. No obstante, Molas ha asegurado que ni se han planteado la posibilidad de que no haya viajes la temporada que viene, y reconoce que el Gobierno ha mostrado «buena voluntad» para negociar, y que se reunirán con la ministra de Turismo en los próximos días.

Temas

Imserso