La variante de Ermua asume ya 9.000 vehículos al día desde la N-634

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO SAN SEBASTIÁN.

La segunda fase de la variante de Ermua, que conecta la totalidad de la infraestructura con la variante de Eibar en la rotonda de San Lorenzo, se abrió ayer totalmente al tráfico.

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, visitó, junto a los alcaldes de Ermua y Zaldibar, la obra antes de su apertura. Se trata de una obra iniciada en 2014 en la que se han invertido 74 millones y que disfrutarán los 75.000 vecinos de la comarca.

Unai Rementeria recordó que la primera fase se abrió al tráfico en enero con el compromiso de tener completada la obra tras el verano: «La dureza del invierno nos ha complicado mucho el trabajo, pero hemos acabado en plazo. Hemos cumplido nuestra palabra y hemos terminado en tiempo una de las grandes obras que teníamos en Bizkaia»

«Hoy subimos muchos puntos la calidad de vida de los vecinos de Ermua. Esta variante va a sacar 9.000 vehículos diarios del centro del pueblo y Ermua va a ganar tranquilidad, seguridad y comodidad», comentado Rementeria.

La variante de Ermua discurre por los términos municipales de Ermua y Zaldibar a lo largo de 4 kilómetros de recorrido, incluyendo el nuevo enlace con la Autopista AP-8, con la sustitución de las actuales cabinas de peaje a la entrada de la localidad.

Esta infraestructura, una alternativa a la congestión recurrente de tráfico que sufren las carreteras N-634 y BI-3302 a su paso por Ermua, tiene una gran complejidad técnica por las características geográficas del espacio en el que se ubica.

La variante cruza hacia el sureste el monte Ureta a través de un túnel y discurre a cielo abierto por la vaguada del arroyo Beko, en Zaldibar, en paralelo a la autopista AP-8 hasta conectar con la rotonda de San Lorenzo, que forma parte de la variante de Eibar. Para salvar el monte Ureta, ha sido necesaria la construcción de un túnel con dos tubos, uno para cada sentido, con una longitud de 589 metros cada uno.

 

Fotos

Vídeos