Txema y su familia piden al banco que no les quite su casa

Txema, antes de registrar una reclamación para que retiren la demanda de desahucio de su casa. /USOZ
Txema, antes de registrar una reclamación para que retiren la demanda de desahucio de su casa. / USOZ

Junto a Stop Desahucios Gipuzkoa ha registrado una reclamación ante el banco Santander para que firme la carencia por cinco años sin cláusulas abusivas

MACARENA TEJADA

Txema, acompañado de representantes de la plataforma de Stop Desahucios Gipuzkoa, exigió este viernes al Banco Santander que aplique el Código de Buenas Prácticas Bancarias y firme una carencia «sin cláusulas abusivas». Este vecino de Oiartzun, contra el que el Santander ha iniciado un procedimiento de desahucio, vio su negocio de San Sebastián afectado cuando la crisis estalló. Para financiarlo tuvo que «pedir un préstamo y poner la casa como aval». La facturación fue bajando hasta verse «obligado» a no poder pagar las cuotas al banco en 2017.

Este viernes, junto a la presidenta de Stop Desahucios Gipuzkoa, Rosa García y la abogada Maite Ortiz, entregó en el banco un requerimiento para que se avenga a firmar una carencia de cinco años y a retirar, en consecuencia, la demanda de desahucio, actualmente suspendida por la Audiencia de Gipuzkoa.

En palabras de García, «el banco incumplió su obligación de ofrecerle una carencia de cinco años, tal y como se recoge en el Código de Buenas Prácticas Bancarias para las personas en situación de vulnerabilidad -tiene un hijo menor-». Pese a que el tribunal europeo ya se ha pronunciado y se prevé que la Audiencia reactive los casos que tiene pendientes -entre ellos el de Txema-, Stop Desahucios quiere que el Santander llegue a un acuerdo con el cliente y, así, retirar la demanda.

Txema, que por ahora sigue en su casa de Oiartzun, vive con la «preocupación» de no saber lo que va a pasar. «He pagado las cuotas siempre que he podido. Cuando no las he podido asumir, el banco no me ha prestado ninguna posibilidad. Quieren hacer negocio conmigo», se lamenta. «Ellos han sido los que han parado el préstamo. A ellos les interesa quitarme del medio y quedarse con mi casa», denuncia el oiar-tzuarra.

Así las cosas, tanto él como Stop Desahucios hacen hincapié en que «seguiremos aquí hasta que firmemos la carencia. Tanto Donostia como Gipuzkoa están libres de desahucios», incide García.