Los transportistas piden reunirse con Interior para atajar las colas de Biriatou

Camiones en cola antes de cruzar el peaje de Biriatou este verano./ARIZMENDI
Camiones en cola antes de cruzar el peaje de Biriatou este verano. / ARIZMENDI

Denuncian que Francia incumple con sus controles los principios de la UE y reprochan a «nuestras autoridades» por «no hacer valer nuestros intereses»

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Hartazgo e impotencia sienten los transportistas ante las continuas retenciones que sufren ante el peaje de Biriatou. Están hastiados porque el 56% de los días en los últimos tres años ha habido colas -siempre en la parte guipuzcoana- para cruzar la frontera. La frustración viene por el número de puertas que vienen tocando sin hallar una solución. La última, la del Ministerio del Interior. No porque sea el culpable de la situación -son las autoridades francesas las que están en el centro de la diana- sino por su posible capacidad para interceder por el sector.

Según desveló ayer la Federación Interregional de Asociaciones de Transporte (Fitrans) -agrupa a transportistas de varias comunidades autónomas e incluye a la patronal guipuzcoana Guitrans- la petición de reunión al ministro Fernando Grande-Marlaska ha sido cursada el 17 de septiembre por parte del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC). En ella, se solicita asimismo la presencia de la mayor asociación de transporte francés y el Ministerio de Interior galo. El encuentro, si se produce, sucederá al que una representación del sector ya tuvo el 18 de julio con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, donde se trasladó la urgente necesidad de abordar la problemática de las colas en la muga.

La cifra

40.000
euros de media pierde una empresa de transporte, según Fitrans, si tiene un vehículo en cada una de las retenciones ocurridas en un periodo de un año (55 euros por hora de retención).
Datos sobre retenciones
Días. 569 desde noviembre de 2015 (el 56% del total)
93 en lo que va de año (38%), 168 en 2017 (46%) y 263 en 2016 (72%).
Longitud
4,4 kilómetros de media por día de retención. La máxima ha sido de 25 kilómetros. Este año fueron 23, el 22 de mayo y 19, el 3 de abril. La media ha sido de 3,6 horas por retención.

Para Fitrans, el origen del conflicto tiene que ver con «el comportamiento incomprensible de las autoridades francesas sometiendo a los vehículos pesados a unos controles injustificados, incompatibles con el acuerdo Schengen y con los mismos principios de la Unión Europea». Clama a las instituciones europeas para que tomen las medidas necesarias para restablecer el orden en la frontera, «obligando a las autoridades francesas a someterse a la norma común».

Las empresas de Gipuzkoa, las que más de cerca padecen las hileras, lo han intentado con las autoridades más próximas. Guitrans plasmó un ejemplo concreto en un escrito dirigido a la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, a la diputada foral de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide y a la directora de Tráfico del Gobierno Vasco, Sonia Díaz de Corcuera, señalando que el pasado 22 de mayo, a las 13.00 horas, se registraban 20 kilómetros de retención y tan solo había abiertas 5 de las 10 cabinas de peaje, «actitud totalmente intolerable por parte de los servicios de la autopista y autoridades francesas».

Además

Tal y como denuncia Fitrans, lo que está ocurriendo en Biriatou «no es razonable» y además «no se produce en el resto de pasos fronterizos europeos, ni con Bélgica, ni con Italia, ni Alemania, ni siquiera con el resto de fronteras con España, lo cual muestra que el control se está gestionando de una manera, por lo menos, incoherente». Su irritación queda al descubierto cuando concluye que «parece que han decidido que los terroristas solo pueden entrar por Biriatou y en camión».

No habla de sensaciones. El agotamiento de la paciencia responde a datos, en cuya captación ha sido clave la aportación guipuzcoana. Desde noviembre de 2015, y de una manera sistemática, Guitrans lleva realizando el registro de las retenciones que se producen en Biriatou, extrayendo los datos de los mensajes de alerta que se le remiten desde el Centro de Gestión del Tráfico de Euskadi.

«Cuantiosas pérdidas»

Los datos dicen que en los últimos tres años ha habido colas ante el peaje fronterizo en 569 de 1024 días, es decir, el 56% de las jornadas. Este año, en 247 días acumulamos 93 de retenciones, un 38%, dato aún y todo mejor que el del año pasado: 168 días de colas (46% del año). Pero los transportistas no se quejan por una cuestión de incomodidad. Constantan «cuantiosas pérdidas». Aseguran que un camión pierde por cada hora de retención en torno a 55 euros. Una empresa que está de media 3,6 horas en una cola pierde 198 euros. Una empresa que tuviera un vehículo en cada una de las retenciones ocurridas en un periodo de un año pierde unos 40.000 euros de media. Todo ello, denuncian, «en un sector en el que resulta imposible recuperar los gastos de este tipo de incidencias».