Los termómetros caen diez grados en Donostia en menos de una hora y ocho en Zarautz en veinte minutos

Una galerna ha desplomado los termómetros en Donostia en cuestión de minutos y ha vaciado las playas/Usoz
Una galerna ha desplomado los termómetros en Donostia en cuestión de minutos y ha vaciado las playas / Usoz

La entrada de viento de noroeste por la costa ha desplomado las temperaturas en el litoral, mientras que en el interior se mantiene el calor

Lara Ochoa
LARA OCHOA

La jornada veraniega solo ha durado unas horas en Gipuzkoa. La entrada de viento de noroeste ha desplomado los termómetros en el litoral del territorio desde media tarde. En San Sebastián, por ejemplo, el mercurio ha descendido diez grados en menos de una hora y en Zarautz, ocho en veinte minutos. En las localidades del interior no ha sido tan acusado este giro meteorológico debido a que las máximas de la jornada, que han rozado los 35 grados en algunos puntos, han sido más elevadas que en la costa.

Hasta media tarde la fotografía del litoral guipuzcoano era la de un día de playa de verano. Con los termómetros en torno a los 30 grados, vecinos y visitantes han llenado los arenales para disfrutar del buen tiempo y buscar refugio en el agua en las horas de más calor. Sin embargo, la situación ha cambiado en unos minutos. La entrada de una galernilla ha vaciado en un visto y no visto las playas. Y no ha sido para menos. Los 29 grados que reflejaban a las cuatro de la tarde los termómetros de la capital donostiarra han bajado a 25º en solo 20 minutos. Media hora después marcaban 19 grados, o lo que es lo mismo, un descenso de diez grados en 50 minutos.

Según datos de Euskalmet, esta situación se ha repetido en todas las localidades del litoral debido a la llegada de viento de noroeste que ha dejado rachas de 72 kilómetros por hora en el faro de Higuer, de 67 km/h en Santa Clara y de 51 km/h en Zarautz. Aquí, las rachas de viento también han tenido su reflejo en el mercurio con un brusco descenso de ocho grados en un cuarto de hora. Así, los 29 grados que lucían los termómetros a las 15.50 horas de la tarde se han transformado en 21 grados en veinte minutos. A las 17 horas el mercurio se situaba ya por debajo de los 20 grados. En la estación de Jaizkibel el descenso ha sido también acusado con un desplome de los termómetros de once grados en una hora.

En el interior del territorio la situación meteorológica también ha seguido esta tendencia a la baja, pero el descenso ha sido más suave. A media tarde, en la mayoría de localidades del interior se disfrutaba aún de temperaturas veraniegas. Sirva como ejemplo la estación de Ordizia, que ha registrado máximas de 32 grados durante la jornada y donde a las 17.30 horas rozaban todavía los 28 grados.

Aún así, la inestabilidad llegará en unas horas a todo el territorio. Según las previsiones meteorológicas, el tiempo seguirá empeorando y se esperan lluvias para la tarde-noche del miércoles. Así, las máximas no superarán los 23 grados en la capital mientras que las mínimas rondarán los 15 grados. En el interior, las mínimas también rozarán esta cifra, pero las máximas superarán los 25 grados. El jueves las temperaturas bajarán aún más, con máximas que no superarán los 20 grados en el litoral.