Retenido en Pasaia un pesquero portugués con 2.882 kilos de caballa no declarada y oculta

La partida de pescado intervenida./Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa
La partida de pescado intervenida. / Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa

La partida de pescado, almacenada en 200 cajas blancas, estaba disimulada tras unos tablones de madera en la rampa que comunica la cubierta con el parque de pesca

EL DIARIO VASCO

Inspectores de Pesca Marítima de la Dependencia de Agricultura y Pesca de la Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa, dependientes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), retuvieron este pasado martes por la noche en el Puerto de Pasaia un pesquero de bandera portuguesa que, presuntamente, almacenaba 2.882 kilos de caballa no declarada y oculta.

Según ha explicado en un comunicado la Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa , la partida de pescado, almacenada en 200 cajas blancas, estaba disimulada tras unos tablones de madera en la rampa que comunica la cubierta con el parque de pesca. Una vez decomisada, los inspectores autorizaron la subasta pública de toda la caballa que almacenaba el barco -la declarada y la no declarada-. El importe de la venta de las 200 cajas ocultas quedó retenido para «evitar el lucro» para el pesquero.

La embarcación, que se enfrenta a dos sanciones administrativas, permanecerá en el puerto guipuzcoano obligatoriamente hasta que se abone la fianza que le sea impuesta por la Subdirección General de Asuntos Jurídicos de la Secretaría General de Pesca.

Asimismo, en el marco de la misma operación, otro pesquero -este de bandera española- ha sido inspeccionado y se le ha abierto expediente por presuntas infracciones tras detectarse desviaciones entre lo que declaraba haber capturado y lo que efectivamente guardaba en sus bodegas. La embarcación aseguraba en su diario de pesca haber capturado 4.100 kilos de estornino, una especie no sometida a cuotas, pero los inspectores comprobaron que de esa cantidad, 2.830 kilos eran en realidad de caballa.

La campaña de la caballa comienza a principios de año para la modalidad de arrastre y cerco y en marzo para otro tipo de modalidades de pesca. El control de las capturas se lleva a cabo por tierra y por mar y es fruto del trabajo coordinado de inspectores de la Dependencia de Agricultura y Pesca del MAPA, los Servicios Marítimos Provinciales de la Guardia Civil y los departamentos de pesca de las Comunidades Autónomas a lo largo de toda la costa española del Cantábrico Noroeste.

En esta operación del Puerto de Pasaia ha colaborado, junto a los efectivos del MAPA, un inspector de pesca francés. Esta colaboración se encuadra en las misiones del plan de despliegue conjunto de la Unión Europea.