Retenciones kilométricas complicaron el segundo día de la operación salida

El Jueves Santo ha dejado colas de hasta diez kilómetros en Biriatou sentido Baiona. /DE LA HERA
El Jueves Santo ha dejado colas de hasta diez kilómetros en Biriatou sentido Baiona. / DE LA HERA

Alrededor de 14.700 vehículos han pasado este jueves por el peaje de Biriatou, que ha registrado hasta 10 kilómetros de colas desde la mañana

Macarena Tejada
MACARENA TEJADA

La tarde de este miércoles fue complicada en las carreteras guipuzcoanas. Las retenciones no fallaron el primer día de la operación salida de esta Semana Santa, con colas de hasta ocho kilómetros en la frontera de Irun, pero la jornada de Jueves Santo fue incluso más difícil. Alrededor de 14.700 vehículos pasaron por el peaje de Biriatou, en sentido Francia, donde pasada la una y media del mediodía se registraron hasta diez kilómetros de colas. Este fue el punto más problemático del segundo día de la operación salida.

Las retenciones comenzaron a primera hora de la mañana. A los que estaban a punto de iniciar sus vacaciones en Las Landas, se les unieron los que se dirigían a las ya tradicionales carpas de Hossegor, que desde hasta mañana reúnen a miles de visitantes en busca de 'gangas' en ropa y material de surf.

Las colas

10 kilómetros
fueron las mayores retenciones registradas en las carreteras guipuzcoanas, a la altura del peaje de Biriatou, el segundo día de la operación salida de Semana Santa. Los tramos de la A-8 hacia Cantabria en Bizkaia y el nudo de Armiñón en Álava también registraron largas colas de vehículos.

Las colas en Biriatou, que empezaron a generarse pasadas las 9 de la mañana, aumentaron con el paso de las horas. Hacia las 11.00 se registraron nueve kilómetros de retenciones, que llegaron a los diez pasado el mediodía. Un accidente en la AP-8 en Irun ralentizó aún más el tráfico en la carretera, aunque para la tarde la situación empezó a remitir.

A las tres de la tarde las colas fueron remitiendo hasta los siete kilómetros en este punto y desde entonces la situación fue mejorando. Poco antes de las cinco y media de la tarde la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco dio por finalizadas las retenciones en Gipuzkoa.

Tras horas complicadas, por la tarde el volumen de tráfico volvió a la normalidad en Gipuzkoa

Al inicio de las vacaciones de Semana Santa, se le sumó el reclamo de las carpas de Hossegor

Colas en Bizkaia y Álava

La situación fue similar en el resto de Euskadi. Además del peaje de Biriatou, la A-8 hacia Cantabria y el enlace de la AP-1 con la A-1 en el nudo de Armiñón también sufrieron retenciones a lo largo de la mañana de este jueves. Ninguno de estos tres puntos críticos se libró de las colas en el inicio de la Semana Santa.

La A-8 registró hasta trece kilómetros de atasco en territorio vizcaíno y en sentido Cantabria, debido a la gran cantidad de vehículos que se dirigían a disfrutar de sus días libres.

El tráfico denso fue constante durante toda la jornada, pero las colas terminaron hacia la una del mediodía en este tramo, según la Ertzaintza. El flujo de vehículos en dirección Burgos también dejó largas colas. En cualquier caso, el nudo de Armiñón no sufrió tantos atascos como Biriatou o la A-8 hacia Cantabria. Las retenciones en esta zona no superaron los cinco kilómetros en ningún momento del día.

Aunque la jornada del viernes se espera más tranquila, a partir de mañana se incrementará el tráfico a la inversa coincidiendo con el primer día festivo en Francia. Se espera que unos 20.000 vehículos pasen por Irun en sentido Donostia.

La Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco prevé alrededor de 490.000 desplazamientos de entrada y salida en Euskadi durante la Semana Santa -168.100 de ellos por Irun y 198.600 por Zarautz-, un 6,9% más que el año pasado.

Más