Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

«Pierdes a un hijo pero tienes que sonreír por el otro, es muy duro»

Las personas en duelo afrontan un «tsunami emocional» durante las fiestas navideñas

Mikel Pérez perdió a su hijo a los pocos días de nacer. Helena Arizkorreta perdió a su marido y al padre de sus tres hijos. /Arizmendi
Mikel Pérez perdió a su hijo a los pocos días de nacer. Helena Arizkorreta perdió a su marido y al padre de sus tres hijos. / Arizmendi
ANE URDANGARIN

Apenas habían pasado dos meses desde «el peor palo» de sus vidas, cuando tras bajar del hospital se encontraron con el carro, la cuna y la ropita que nunca llegó a usar su segundo hijo. Markel también había perdido a su hermano, con el que se iba a llevar 15 meses, pero era muy pequeño y tenía derecho a disfrutar de la Navidad. «Fue todo my duro y contradictorio. Tenía a Markel, un niño de año y medio que ya era consciente de las luces, los oparis y todo eso y por él tenía que intentar estar feliz y sonriente, pero por otro lado estaba hecho polvo y triste porque me faltaba mi otro hijo», confiesa Mikel Pérez al recordar las navidades del año pasado.

 

Fotos