El récord de calor en el País Vasco que nunca fue

El récord de calor en el País Vasco que nunca fue
Javier Etxezarreta

Euskalmet invalida los 44,7 grados registradosel jueves en Orozko, que fue dado como el máximo histórico en junio

A. L.

Ha hecho calor, mucho calor. Nadie lo pone en duda, pero no todos los registros de temperaturas que se han ofrecido estos días se han ajustado a la realidad. Los 44,7 grados que, por ejemplo, se midieron en una estación automática que Euskalmet tiene en el municipio vizcaíno de Orozko nunca se dieron. Lo ha reconocido la propia agente de meteorología vasca que si bien inicialmente informó, aunque con ciertas cautelas de que los 44,7 grados medidos en esa localidad constituían el registro más alto en un mes de junio en Euskadi desde que este organismo tiene datos, ayer admitió que la cifra no estaba oficialmente validada, ya que había observado que era superior en 3-4 grados a la que habían marcado estaciones cercanas.

La revisión de las instalaciones ha permitido comprobar que la estación meteorológica de Orozko había sufrido un sabotaje que falseó la lectura. En concreto se había arrancado el sensor de temperatura de la carcasa de protección solar, por lo que la estación midió mal esta variable. De esta manera, la máxima registrada este jueves en Euskadi pasa a ser de manera oficial la de Aranguren, donde se llegó a 41,1 grados.

Desde la Agencia Vasca calificaban lo ocurrido de «acto vandálico» y especulaban con que podía haber sido ocasionado por algunos chavales. Desde el Ayuntamiento de Orozko, por su parte, no descartaban que todo se debiese a un despiste humano porque el mismo jueves por la mañana una empresa contratada por el Consistorio estuvo realizando labores de limpieza y desbrozó todo el entorno de la estación. En la propia imagen difundida por Euskalmet se aprecia la hierba recién cortada y cómo el sensor cuelga en la zona derecha de la imagen, pero no se aprecian daños de consideración.

Ya haya sido un despiste o un sabotaje lo cierto es que los valores que arrojó el jueves este dispositivo han sido ya borrados del registro de Euskalmet al carecer de fiabilidad. José Antonio Aranda, responsable meteorológico de la Agencia vasca, detallaba que comenzaron a sospechar que podía haber una anomalía en los datos cuando comprobaron que la temperatura registrada en las estaciones cercanas era entre tres y cinco grados menor, cuando en las jornadas precedentes los valores habían sido similares. Así que decidieron ir a verificar los datos y lo que descubrieron es que la estación había sido manipulada.

Alarma roja excesiva

En el aeropuerto de Loiu, en la red de Aemet, no es que sucediera lo mismo, pero la medición de 40,7 grados efectuada el miércoles en la estación automática a pie de pista hizo que se activara la alarma roja de máximo riesgo. En realidad, en el aeródromo vizcaíno no se alcanzaron los 40,7 grados reales, sino 39,7º por lo que no debió activarse dicho nivel. La segunda medición se realizó con los termómetros de mercurio, que son los que realmente se emplean en la anotación de los registros oficiales.