Las rebajas buscan compensar las pérdidas de una primavera aciaga

Las rebajas se han adelantado y algunas tiendas han ofrecido hasta un 50% de descuento durante estos días./FOTOS LOBO ALTUNA
Las rebajas se han adelantado y algunas tiendas han ofrecido hasta un 50% de descuento durante estos días. / FOTOS LOBO ALTUNA

Los comerciantes adelantan a hoy los saldos con la esperanza de recuperar lo perdido en «la peor temporada desde hace años»

Judith Urquijo
JUDITH URQUIJO

Las rebajas de verano, las más populares del año, se adelantan tras la caída de ventas durante la campaña de primavera. Muchos comercios guipuzcoanos anunciaban ya desde hace días descuentos de hasta el 50% en sus escaparates. Tras una primavera bastante dura para las ventas a consecuencia del mal tiempo y la fuerte competencia de las compras online, las empresas han realizado este movimiento para tratar de contrarrestar el descenso en la facturación.

Así lo confirma el presidente de la Federación Mercantil de Gipuzkoa, Iñaki Martínez: «Ha sido la peor temporada primaveral de los últimos años en cuanto a ventas se refiere». Explica, sin embargo que, según las previsiones, «estas serán las mejores rebajas que hayamos tenido desde hace tiempo y se podrá recuperar lo perdido».

El pequeño y mediano comercio también constatan cómo el frío y la lluvia les han aguado el negocio y eso ha influido a la hora de adelantar la temporada de saldos. «Los clientes han optado por continuar con la ropa de abrigo y ahora que arranca el verano nos hemos encontrado con los almacenes llenos», explica la responsable de Boutique Sacher de Donostia. «Con días tan grises como los que nos han tocado, las ventas han bajado. El mal tiempo ha hecho que los consumidores se queden en casa y que compren menos», confirman Begoña Roncero y María Morate, encargadas de la tienda de moda masculina Individual de San Sebastián.

«Antes se esperaba con ansia el 1 de julio, pero ya no es lo que era», explican los comerciantes

La firma Don Pascual también ha optado adelantar sus rebajas por las mismas razones: «Estamos todos igual. Tenemos muchísimo stock de la temporada pasada porque las ventas han caído bastante esta primavera. Aún así, tenemos esperanzas de que estas sean unas buenas rebajas y podamos remontar aunque sea un poco», explica María García, dependienta de la tienda.

Sin fecha oficial

Empresas como Cortefiel, Mango o H&M llevan más de una semana con los típicos carteles rojos colocados en sus escaparates, para tratar de compensar la escasez de ventas de la pasada temporada. Incluso el grupo Inditex, propietario de las tiendas Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Uterque y Zara Home, han adelantado al día de hoy las rebajas de verano de forma excepcional al considerar que el 1 de julio, día en el que antaño entraba en vigor el pacto entre tienda y cliente, no reúne las circunstancias oportunas porque cae en sábado y coincide con la primera operación salida de vacaciones.

«Se está desnaturalizando el concepto de rebajas», aseguran desde la Federación Mercantil

En realidad, ya no se puede hablar de una fecha oficial de rebajas, puesto que en 2012 se liberalizaron los periodos de liquidaciones y, en la práctica, cada uno puede hacer rebajas cuando le convenga: en los períodos estacionales «de mayor interés comercial, elegidos por cada comerciante», dice la norma, y con la duración que cada uno elija.

Este mes de julio nos trae un ejemplo de esta transformación. Mientras muchos ciudadanos ven cómo se abre ante sus ojos un amplio abanico de ofertas, otros tantos comerciantes asisten con temor al fenómeno liberal. «Ya no es lo que era. Antes la gente esperaba con ansia el día oficial de rebajas, ya que el sector tenía que ceñirse a dos periodos, uno a principios de año y otro en verano, pero ahora te puedes encontrar descuentos todos los días», relata la encargada de Mango Kids en San Sebastián.

Desde la Asociación Textil de Gipuzkoa tienen esa misma percepción. «Llevamos tiempo pidiendo que se reflexione sobre este descontrol. Es cierto que la ley lo permite, pero desde el punto de vista de la actividad del comercio, provoca confusión al consumidor», explica Julen Maíz, su presidente y constata que «se está desnaturalizando» el concepto de las rebajas. «Actualmente se sacan de la manga los periodos de saldos y eso luego se nota en la facturación».

Y es que la batalla entre los pequeños comerciantes y las grandes firmas y las franquicias se deja notar cada año cuando se acerca el periodo de liquidaciones ya que los pequeños se encuentran con menos armas y piden una nueva regulación.

«No es solo que haya grandes cadenas que adelantan el periodo, también existen iniciativas como el Black Friday, el Ciber Monday o el 'Día sin Iva' que afectan al pequeño comercio. Se ven obligados a aplicar descuentos», explica el presidente de la Asociación Textil y aporta las claves del éxito que debería de tener en cuenta el comercio local. «Tienen que apostar por la diferencia, la singularidad y la cultura del detalle. Sin olvidarse tampoco del trato personalizado hacia el cliente», apunta Maíz.

Así lo ratifican los comerciantes del territorio. «No puedes competir con grandes marcas o tiendas online por lo que tienes que seguir la tónica de los demás. Las grandes empresas van por un camino y nosotros vamos por otro», relata Estibaliz Tello, de Calzados Tello. «La competencia del mundo virtual es enorme y tenemos que ser singulares», añaden desde Sacher Donostia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos