Sin rastro del pescador navarro desaparecido en la zona de rocas de Jaizkibel

Sin rastro del pescador navarro desaparecido en la zona de rocas de Jaizkibel

El vecino de Legasa acudió a pescar el lunes a Punta Biosnar, donde le pudo sorprender la galerna que azotó por la tarde el litoral guipuzcoano

EL DIARIO VASCO

El dispositivo de búsqueda ha reanudado este miércoles sus labores para tratar de dar con el paradero del joven navarro que fue a pescar en la costa de Hondarribia y que no regresó a su domicilio. No se ha localizado al joven y este jueves se reanudarán las labores.

Blas salió el lunes con su mochila y aparejos de pesca hacia la Punta Biosnar, en Hondarribia. Este joven de 29 años, vecino de la localidad navarra de Legasa, es un gran aficionado a esta práctica y como otros pescadores de la zona de Bertizarana y Baztan, es frecuente que acuda a esta parte de la costa guipuzcoana en busca de buenas capturas. La proximidad de este enclave hace que los aficionados navarros sean habituales en las calas de Jaizkibel. Pero la alerta se encendió por la noche, cuando no regresó a casa. Le buscan desde entonces en el mar y las rocas de Jaizkibel.

El turismo de Blas fue hallado este martes aparcado cerca del merendero de Justiz y su mochilla se encontró en las rocas, lo que confirmó la presencia del joven en la zona tal y como sospechaban sus allegados. La búsqueda, que comenzó el lunes por la noche después de que su familia denunciara la desaparición, se intensificó durante todo el día en las inmediaciones de Punta Biosnar, un afilado cabo rocoso que se adentra en el agua .Se trata del saliente más pronunciado de este litoral guipuzcoano. Este miércoles continuará la búsqueda.

Cambio de tiempo

Se investiga si la galerna que se desató el lunes por la tarde pudo sorprender al pescador mientras disfrutaba de una tranquila jornada. Y es que el tiempo cambió en un abrir y cerrar de ojos a media tarde. De hecho, el viento roló de forma repentina de sur a norte, transformando la calurosa jornada en una tarde desapacible. Primero fue el viento, luego hizo acto de presencia una intensa lluvia acompañada de tormentas que dejaron 14 litros hasta las 20.00 horas en Hondarribia, todo ello mientras estaba activo el aviso amarillo por lluvia, oleaje y rachas de viento. La rolada del viento fue breve pero virulenta en prácticamente toda la costa vasca.

Muy cerca de Punta Biosnar, en el cabo de Higer, el viento sopló con una intensidad de 89 kilómetros. En el observatorio del monte Igeldo el anemómetro arrojó un registro de 76 kilómetros por hora. En el aeropuerto de Hondarribia, contabilizaron 71 kilómetros y en Zumaia se quedaron en 49. Unas condiciones muy duras para la pesca que ya habían sido anunciadas. De hecho, se vaticinó que el lunes iba a ser el peor día de la semana en cuanto a lo meteorológico se refiere. Tanto Aemet como Euskalmet activaron los avisos amarillos en toda Gipuzkoa por lluvias intensas, tormentas y temporal marítimo, con galernas incluidas. Habían anunciado que por la mañana el cielo daría una tregua y el termómetro subiría más de 20 grados, por la tarde el tiempo iba a cambiar radicalmente.