El puente de Deba está afectado por xilófagos y amenaza con derrumbarse

El puente de Deba presentaba ayer este aspecto, con uno de los ojos parcialmente hundido. / ANDER SALEGI
El puente de Deba presentaba ayer este aspecto, con uno de los ojos parcialmente hundido. / ANDER SALEGI

La Diputación estudia acometer de forma urgente diversos trabajos y pide a los ayuntamientos que se aseguren de que nadie lo cruce

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

El puente que une Deba y Mutriku está bastante peor de lo que parecía. Su estructura corre un grave peligro y amenaza incluso con venirse abajo. Por ello, la Diputación estudia acometer de manera urgente diversos trabajos para evitar el colapso de esta vía. La decisión se adopta después de que el departamento foral de Cultura haya recibido un informe técnico que pone de manifiesto su delicado estado de conservación.

El puente sufrió la madrugada del pasado 5 de julio un hundimiento parcial, después de que cediese uno de los pilares, con lo que el segundo de los cuatro ojos que tiene la estructura amenazó con desplomarse. Dada la hora en la que se produjo el suceso no hubo heridos.

El paso, que solo era utilizado por peatones, permanece desde entonces cerrado, lo que ha generado un malestar entre los vecinos que residen en la margen izquierda, dentro del término municipal de Mutriku. Estos demandan una solución, ya que se ven obligados a recorrer una distancia de cerca de dos kilómetros para desplazarse a Deba, donde desarrollan prácticamente todas sus actividades y de cuyo casco urbano apenas les separan doscientos metros.

Se pide también a las embarcaciones que no naveguen por debajo de la estructura

Desde la fecha en la que se produjo el hundimiento, los responsables municipales de los ayuntamiento de Deba y Mutriku han mantenido reuniones no solo para dar salida al problema vecinal, sino también para abordar el futuro del puente. Además ha tomado cartas en el asunto el Departamento de Cultura de la Diputación, que preside el socialista Denis Itxaso, que encargó un estudio sobre el estado de la infraestructura, que cuenta con una protección especial.

El trabajo fue realizado por las firmas de ingeniería Ingelan y Fhecor, cuyos expertos han inspeccionado en el transcurso del último mes el estado del puente y analizado las posibles soluciones a «tan excepcional situación», señalan desde la Diputación, y «para la que no existen antecedentes conocidos que puedan servir de referencia en Europa», añaden.

En el marco de este estudio, técnicos del departamento foral de Patrimonio Histórico Artístico, junto a las dos empresas y con el apoyo de buzos especializados, realizaron una inspección de la zona al objeto de conocer de manera más precisa la situación de los estribos y las pilas del puente.

Tras esta fase de investigación, la institución foral recibió el viernes de la semana pasada el informe sobre el estado, así como las «propuestas de intervención». Las conclusiones no dejan lugar a dudas: la estructura del puente se da por colapsada, de manera que existe grave riesgo de que dos de sus bóvedas, así como el tímpano del lado de aguas abajo se derrumben.

Causa probable

Fuentes de la Diputación indican que estos daños se han producido, «con toda probabilidad», por el colapso de los pilotes de madera que se han visto afectados por xilófagos, es decir por insectos que se alimentan de este material. Además, el estudio constata una pérdida evidente del material existente bajo el emparrillado de madera de la pila.

Los expertos sostienen que el hundimiento se produjo a causa de un «fallo súbito» en la compresión de la madera, que perdió su capacidad de resistencia. Asimismo, indican que esta situación se dio en varios pilotes de forma prácticamente simultánea. El diagnóstico ha llevado al departamento de Cultura a mantener reuniones urgentes dentro de la propia institución y también con los alcaldes de Deba y Mutriku.

Dada la delicada situación, la Diputación plantea la necesidad de acometer una obra de emergencia para evitar el derrumbe. Denis Itxaso, responsable de la cartera foral de Cultura y primer teniente de diputado general, afirma que «hemos decidido actuar de manera urgente y estamos trabajando para acometer una obra que asegure la integridad de este patrimonio que data del año 1866, y que cuenta con una calificación de protección especial como conjunto monumental».

Itxaso anuncia que «vamos a acometer una actuación para poder sostener el puente que además de su valor monumental y funcional, tiene una gran importancia por ser un punto de referencia del Camino de Santiago en Gipuzkoa».

El diputado adelanta que el próximo viernes contarán ya con un análisis y un estudio más detallado de los trabajos a realizar así como de un presupuesto. «Quiero insistir en que es importante que los alcaldes y las autoridades de la comarca custodien de manera eficaz el puente y se aseguren de que nadie lo cruce, pues supone un grave peligro para las personas que así lo hagan, tanto a pie como pasando por debajo en barco», concluye el diputado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos