La pobreza grave se cronifica en Gipuzkoa y afecta a casi 38.000 personas

Un mendigo en Alderdi Eder, Donostia./Lobo Altuna
Un mendigo en Alderdi Eder, Donostia. / Lobo Altuna

La Diputación ha presentado hoy la tercera encuesta de pobreza y exclusión social elaborada por el SISS

AIENDE S. JIMÉNEZ

Gipuzkoa ha vuelto a testar su nivel de pobreza en la tercera encuesta de pobreza y exclusión social promovida por la Diputación y elaborada por el SIIS, en la que apenas se muestran cambios en los últimos cuatro años en lo referente a las situaciones más graves, lo que alerta del riesgo de cronificación de la precariedad para miles de guipuzcoanos.

La diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, y el director del Centro de Documentación y Estudios SIIS, Joseba Zalakain, han presentado esta mañana las principales conclusiones de la encuesta, basada en una muestra de más de 1.500 familias. A grandes rasgos, si bien el territorio muestra claros síntomas de recuperación económica tras la crisis, «esta no está llegando a los sectores con mayores dificultades, ya que se puede observar un riesgo de cronificación de las situaciones de exclusión», tal y como ha afirmado la diputada. La pobreza grave afecta al 5,3% de la población guipuzcoana, o lo que es lo mismo, casi a 38.000 personas, aumentando ligeramente respecto a la anterior encuesta realizada en 2014.

También se mantienen en cifras similares los indicadores referidos a la exclusión social, lo que a juicio de Peña muestra «un cierto riesgo de polarización, lo que revela la necesidad de seguir incidiendo en políticas de inclusión».

Donde sí se han dado cambios ha sido en la renta media de ingresos de los guipuzcoanos, que ha subido 112 euros desde 2014 y que ya llega a los 1.533,3 euros mensuales. Pero también ha subido el umbral de pobreza relativa, que se sitúa en los 920 euros mensuales por persona (67,6 euros más que hace cuatro años) y el umbral de pobreza severa, que está en 613 euros, 45 más que en 2014. La encuesta muestra que si bien el número de personas en situación de pobreza severa apenas ha variado, si aumenta casi un punto las que padecen pobreza relativa o bajos ingresos, que ya son más de 117.000 personas, un 16,4% de la población.

Joseba Zalakain y Maite Peña tras la presentación de la encuesta.
Joseba Zalakain y Maite Peña tras la presentación de la encuesta.

Otro de los aspectos que destaca la encuesta es que el hecho de tener un trabajo no evita situaciones de pobreza o discriminación. En los últimos cuatro años el índice de pobreza relativa entre la población ocupada ha crecido 4 puntos y se sitúa en el 10,2%. Esto es, uno de cada diez trabajadores se encuentra en esa situación, «lo cual muestra que tener un trabajo no es sinónimo de no estar en riesgo», ha señalado Peña. «Los ingresos que menos crecen son de quienes menos ganan, y por ello el porcentaje de personas en situación de pobreza severa no se reduce», ha añadido. «Tenemos que seguir trabajando en políticas concretas, como es el plan Elkar-Ekin, para hacer frente a las necesidades que presenta esta encuesta», ha señalado la diputada.

Menos desigualdad

El director del SISS, Joseba Zalakain, ha destacado como aspecto positivo que la desigualdad ha descendido en Gipuzkoa y la diferencia de ingresos entre la población es cada vez menor, pero ha insistido en que la recuperación económica no ha llegado a las personas en situación de pobreza más grave. «Los ingresos de la población general suben, pero los de la población pobre no», ha señalado. Además ha destacado que entre los grupos de riesgo crecen los menores de 18 años, las familias encabezadas por personas jóvenes, los inmigrantes y las mujeres.

Zalakain ha explicado que en los casos de pobreza grave, más que el empleo lo que más influencia está teniendo es la vivienda. «El sobrecoste de los alquileres, los problemas de acceso a una vivienda o el mal estado de las mismas son problemas habituales para estas personas», ha afirmado.

Descenso de los 'ninis'

Zalakain ha desvelado además algunos datos de interés en relación a elementos relacionados con las condiciones de vida:

- el 10% de la población de 25 años y más realiza actividades formativas

- el porcentaje de jóvenes que ni estudian ni trabajan ha pasado del 13,6% en 2012 al 9% en 2018

- la tasa de pobreza entre la población cuya primera lengua es el euskera es del 8,4%, mientras que entre la población cuya primera lengua es el castellano alcanza el 16,8%

- el 68% de la población participa en alguna actividad cívica o política, incluyendo la participación electoral de forma habitual, y entre la población pobre el porcentaje es del 57%

- en el último año el porcentaje de personas que han accedido a los Servicios Sociales de Base ha pasado del 13% al 11%, el 22% con nacionalidad española y el 53% extranjera

- la RGI y las AES reducen en un 43% las situaciones de pobreza en Gipuzkoa, y hacen que 30.000 familias salgan de la pobreza

EH Bildu dice que Gipuzkoa no ha sido «eficaz» para evitar la pobreza cronificada

El grupo de EH Bildu en las Juntas Generales de Gipuzkoa ha criticado que «ha aumentado el número personas empleadas en estado de pobreza durante la legislatura con Gobierno foral de PNV y PSE-EE».

El procurador de EH Bildu ha señalado que los datos muestran que «durante esta época de bonanza económica, PNV y PSE-EE no ha aplicado medidas eficaces para evitar la cronificación de la pobreza de la ciudadanía guipuzcoana». Además, ha destacado «el aumento en 4 puntos del número de personas en el umbral de la pobreza aún teniendo un puesto de trabajo» y que, con respecto a la anterior encuesta de 2014, «3.000 personas más se encuentran en situación de exclusión social».

A su juicio, «esta encuesta demuestra claramente que las políticas del gobierno de la Diputación no hacen más que ampliar las diferencias entre la población de Gipuzkoa, a pesar de que señalen que hemos dejado atrás la época de crisis, y que no han propuesto medidas eficaces para evitar la cronificación de la pobreza».

Temas

Pobreza