Los pisos turísticos dividen a los jueces

La nueva ordenanza de pisos turísticos de Donostia declara la Parte Vieja zona saturada de estas viviendas./MICHELENA
La nueva ordenanza de pisos turísticos de Donostia declara la Parte Vieja zona saturada de estas viviendas. / MICHELENA

Asturias falla lo opuesto a los juzgados de Donostia sobre estas viviendas | El TSJ del Principado entiende que estas viviendas tienen un uso residencial y no hotelero, como sí creen el juzgado de lo contencioso y el Ayuntamiento donostiarra

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

Las aguas han vuelto a su cauce, o eso debe de pensar el Ayuntamiento donostiarra en relación a la regulación de los pisos turísticos en San Sebastián. Se acordó un controvertido marco legal que terminó por convencer -o compensar- a defensores y detractores de la norma. Y como todo, el tiempo logró suavizar -que no silenciar- el tono de los propietarios de estas viviendas y las empresas que los gestionan. Por si esto fuera poco, de los 67 procedimientos judiciales abiertos en primera instancia, todos los resueltos, que ya suman 37, han fallado a favor de la administración municipal.

El argumento de los tres juzgados de lo Contencioso Administrativo de San Sebastián han coincidido hasta la fecha en que las viviendas de uso turístico tienen un uso hotelero, y no residencial. Es decir, que al tratarse de una actividad, es el Ayuntamiento de San Sebastián a través del departamento de Urbanismo, el que determina la concesión de licencias y delimita la operatividad de estos inmuebles, tal y como se recoge en la ordenanza aprobada el pasado año.

Como puede deducirse, el argumento defendido por los propietarios de estos pisos y las empresas que los gestionan es el contrario. Defienden que siempre que no se presten servicios hoteleros en las viviendas, como una limpieza diaria por ejemplo, no puede considerarse que existe tal uso. Y consideran que atribuir a estas viviendas el carácter de hotel es «la única» manera que tenía el consistorio de poder regular este fenómeno alojativo.

«Instancias superiores deberán determinar el carácter de una vivienda turística», indica Goia

Esta argumentación, que desde la Asociación de Apartamentos Turísticos de Euskadi, Aparture, se defendió con firmeza desde los primeros esbozos de la normativa, sigue siendo, aunque no a viva voz, el argumento que sigue defendiendo no solo el colectivo de asociados, sino también el resto de viviendas cuyos procesos judiciales siguen pendientes de resolución.

No obstante, la resignación a la que se habían sometido dichos propietarios al asumir que el resto de sentencias fallarían en la misma dirección que en los 37 casos anteriores, puede haber encontrado una ventana de esperanza esta última semana.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) desestimó íntegramente el recurso de apelación que presentó el Ayuntamiento de Oviedo en cuatro casos contra las sentencias dictadas por el contencioso administrativo. Esto es, el magistrado entendió que estas viviendas de alquiler para turistas tienen un carácter residencial, por lo que la administración local pierde la potestad de conceder o retirar licencias al no tratarse de una actividad.

Un paso atrás

Este hecho no tiene pinta de que vaya a alterar el escenario donostiarra. O no al menos en exceso. Entre otras cuestiones, porque una parte de la oferta de pisos turísticos entiende que sería un paso atrás regresar a la situación anterior en la que el Plan General establecía que única y exclusivamente se podían situar estos pisos en los primeros pisos, sin excepción. Y así lo defiende además el presidente de Aparture, Asier Pereda, quien considera que «los vaivenes judiciales ya son cosa del pasado». «Seguimos entendiendo que la ordenanza es demasiado restrictiva, pero preferimos tenerla a no tenerla, porque aunque restringe la actividad, también la permite», dice en referencia a una norma que pese a catalogar las viviendas como uso hotelero le concede el carácter de vivienda sin requerir cuestiones como un acceso directo.

Desde el Ayuntamiento de San Sebastián, a los servicios jurídicos no se les altera el pulso en exceso con esta cuestión al entender que esas 37 sentencias favorables son un «aval a la ordenanza». Así lo expone el alcalde de la ciudad, Eneko Goia, quien concluye que el fallo de los juzgado de los contencioso-administrativo resuelvan en el mismo sentido significa que «el consistorio está procediendo de forma correcta» y que la administración local es «competente» en esta cuestión.

No obstante, el regidor donostiarra no esconde que ese respaldo se está produciendo respecto a pleitos individuales de pisos concretos, pero que por el momento queda pendiente de dilucidar la cuestión central de la ordenanza, es decir, si el uso de un piso uso turístico es asimilable al de un hotel o al de una vivienda de carácter residencial. «Será el TSJPV o en su caso el Tribunal Supremo el que deba dilucidar esta cuestión, aunque dadas las sentencias conocidas hasta ahora, todo apunta a que el Ayuntamiento está procediendo de forma correcta», insiste Goia.