Piden siete años para un acusado de vender pastillas en la cárcel de Martutene

Piden siete años para un acusado de vender pastillas en la cárcel de Martutene

El investigado, al que se le ocuparon 125 comprimidos, afirmó ante la Audiencia que todos eran para consumo propio

J. P. SAN SEBASTIÁN.

La Fiscalía Provincial de Gipuzkoa solicitó ayer una condena de siete años y seis meses de prisión para un varón acusado de un delito contra la salud pública, después de que fuese sorprendido con 125 pastillas psicotrópicas cuando se hallaba en la cárcel.

El caso, que fue enjuiciado en la Sección Primera de la Audiencia, tuvo lugar en el patio del centro penitenciario de Martutene, donde presuntamente el acusado entregó a otro recluso alguna pastilla. El hecho fue presenciado por uno de los funcionarios, que trasladó tanto al acusado como a otras tres personas que estaban junto a él a una dependencia donde fueron objeto de un cacheo. A tres de ellos no se les intervino nada relevante, pero al encausado le fueron ocupadas 125 pastillas de morfina, diazepan y tapentadol que, según la Fiscalía, las iba a destinar a su «distribución ilícita en el referido centro penitenciario».

Ayer durante la vista, el acusado negó que se dedicase al tráfico de estupefacientes, si bien reconoció que ofreció una pastilla a otro recluso de nacionalidad alemana porque se encontraba muy alterado. «No he sido jamás un traficante. Todo lo contrario, soy antitraficante. Estoy en la cárcel por robar», manifestó.

El encausado asimismo señaló que los comprimidos que le fueron ocupados eran para consumo propio y precisó que las 125 unidades le habrían durado entre tres y cuatro días.

En la vista también testificaron los funcionarios del centro penitenciario donostiarra que descubrieron los hechos y llevaron a cabo el registro corporal. Uno de ellos precisó que el acusado llevaba las pastillas ocultas entre la ropa interior y que fueron descubiertas cuando se le instó a desnudarse.

Además de la pena de prisión, la fiscal solicitó una multa de 1.500 euros. La defensa pidió la absolución y subsidiariamente, tres años de prisión.

 

Fotos

Vídeos