Piden 5 años de cárcel a un acusado de quemar un parque natural en Gipuzkoa

Vista del parque natural de Aizkorri-Aratz./A. CASADO
Vista del parque natural de Aizkorri-Aratz. / A. CASADO

AGENCIAS

La Audiencia de Gipuzkoa juzgará este mes a un hombre para el que la Fiscalía de Medio Ambiente reclama cinco años de cárcel acusado de provocar un incendio forestal con dos focos en el parque natural de la sierra de Aizkorri-Aratz, situado entre las provincias de Gipuzkoa y Álava.

Según recoge el escrito de acusación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso EFE, el incendio se inició sobre las 16.40 horas del 28 de diciembre de 2016 y obligó a movilizar tres retenes de bomberos, un guarda forestal de la Diputación de Gipuzkoa, seis miembros de la cuadrilla de voluntarios de extinción de fuegos de Gipuzkoa y un vehículo «motobomba».

Los llamas afectaron a una superficie de dos hectáreas y media, ya que se iniciaron y evolucionaron «en unas condiciones climatológicas óptimas para la generación y propagación de incendios», con tan sólo un 57 % de humedad, viento del sureste con rachas de hasta 55 kilómetros por hora, una temperatura de 14 grados y ausencia de lluvias en los 19 días anteriores.

El parque natural de Aizkorri Aratz, que está declarado de «vulnerabilidad alta y muy alta» a posible «contaminación de acuíferos», alberga hasta 24 hábitats de interés comunitario, cinco de ellos de «carácter prioritario».

Asimismo, reúne numerosas especies de flora incluidas en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas y da cobijo a una gran cantidad de animales de ambientes forestales y montanos, muchos de ellos considerados de interés o protegidos.

Se dan las circunstancias además de que las zonas afectadas por estos incendios están incluidas en el Plan Conjunto de Gestión de las Aves Necrófagas de Interés Comunitario y de que el incendio tuvo lugar «en el período crítico» reproductivo del quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), una especie en grave peligro de extinción en el continente europeo.

El Ministerio Público considera que, para iniciar el incendio, el procesado se sirvió de un mechero con el que supuestamente habría iniciado las llamas en una pista forestal ubicada en la ladera izquierda del acceso a la cima de la sierra de Elgeta, adonde acudió en una motocicleta sin matrícula y con el rostro oculto con un casco.

Seguidamente, montó de nuevo en la moto y recorrió unos tres kilómetros para supuestamente declarar un segundo foco en un paraje emplazado en la ladera izquierda de una pista forestal denominada Bolibar Elizatea.

La Fiscalía destaca además que los puntos presuntamente elegidos por el acusado para iniciar los fuegos fueron los lugares «más adecuados para ello» con «superficies con una pendiente de entre un 10 y un 20 %» de desnivel y con «una masa forestal compuesta por monte bajo y brezal».

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito de incendio por el que reclama para el acusado cinco años de cárcel y una multa de 4.800 euros.