«A pesar del largo viaje la expectación y la ilusión es grande»

Los niños permanecerán en Euskadi y Navarra hasta el 28 de agosto. / PEDRO URRESTI
Los niños permanecerán en Euskadi y Navarra hasta el 28 de agosto. / PEDRO URRESTI

Cerca de 100 menores ucranianos llegaron ayer a Gipuzkoa para «mejorar su salud y su situación vital»

MIKEL ARANZABE SAN SEBASTIÁN.

98 niños «expectantes y con ilusión de repetir las experiencias de años anteriores» llegaron anoche al aeropuerto de Loiu de la mano de la Asociación Chernobil, para pasar el verano en una familia de acogida con el objetivo principal de «mejorar su situación de vida, cambiando su entorno contaminado por uno más saludable y evitar así que sufran enfermedades».

La asociación Chernobil organiza este programa de acogida para poder traer menores ucranianos que «en su país viven rodeados de contaminación, comen alimentos en mal estado y tienen un riesgo muy grande de padecer enfermedades como graves catarros o neumonías». En Gipuzkoa podrán recuperar sus defensas y respirar un aire libre de contaminación.

Junto a los niños (192 en total en Euskadi) también viajaron cuatro monitoras ucranianas, que harán un seguimiento sobre las familias y los menores, y realizarán funciones de traducción para ayudar y mejorar la convivencia.

Durante la estancia, los niños y las familias de acogida realizarán encuentros con el objetivo de crear un vínculo entre todos, como visitas a lugares emblemáticos de Euskadi para empaparse de la cultura local. Los menores volverán a su país el próximo 28 de agosto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos