237 personas pidieron asilo en Gipuzkoa en 2018, la cifra más baja de Euskadi

Dos personas refugiadas que huyeron de Siria y rehicieron su vida en Gipuzkoa./USOZ
Dos personas refugiadas que huyeron de Siria y rehicieron su vida en Gipuzkoa. / USOZ

El Gobierno rebaja su tasa de admisión en un año con más de 54.000 solicitudes de protección internacional, y solo acepta una de cada cuatro

Amaia Chico
AMAIA CHICO

Venezuela, Colombia y Honduras son los países de origen de la mayoría de migrantes que el pasado año pidieron asilo en Euskadi. Los lugares de donde huyeron buena parte de las 1.565 personas que reclamaron protección internacional en la CAV, en un año especialmente intenso en materia migratoria en España donde se ha batido el récord de 54.000 peticiones de asilo aunque el Gobierno apenas abrió la puerta a una de cada cuatro. En Gipuzkoa, territorio de tránsito hacia Europa de muchos de esos migrantes llegados el pasado año desde países africanos, solo 237 personas solicitaron asilo, la cifra más baja de los tres territorios vascos aunque suponga el doble que un año antes, 121. CEAR-Euskadi acompañó a más del 60% de los solicitantes en las tramitaciones realizadas en la CAV. Según los datos que ofreció ayer, en concreto asistió a 974 personas, 478 mujeres y 496 hombres. El 34% de esas solicitudes de protección fue tramitada por venezolanos, la mayoría de cuyas peticiones son rechazadas, ya que el Gobierno no entiende su situación como de riesgo o amenaza. De hecho, el pasado año Interior solo resolvió favorablemente 30 peticiones de asilo, rechazó 1.495 y recibió otras 19.000 nuevas. «Confiamos en que el Gobierno conceda el permiso por razones humanitarias a estas personas», expresó la directora de CEAR, Estrella Galán, que instó también a proteger a las víctimas de las maras procedentes de Honduras, El Salvador o Guatemala, a las que solo se concedieron 15 asilos. O a no poner obstáculos para la entrada de palestinos, gambianos o cameruneses.

La Comisión de Ayuda al Refugiado lamentó que España haya rebajado más el porcentaje de resoluciones favorables. Y haya pasado del 35% al 24%, «una tasa de admisión muy por debajo de cifras que nos equiparen a otros países europeos referentes en acogida». Patricia Bárcena, directora de CEAR-Euskadi, constató el «crecimiento exponencial de las peticiones» e instó a asumir «el reto de garantizar una acogida digna a quienes buscan refugio». Un porcentaje de solicitantes que en toda España apenas supone el 0,1% de la población.

El pasado año, se admitieron a trámite 54.065 solicitudes; pero el número de expedientes por resolver asciende ya a 78.710, después del «atasco en el sistema durante años». En 2018, se resolvieron 11.875 peticiones, pero de estas, sólo 2.835 recibieron una resolución favorable de protección. De ellas, solo 575 personas obtuvieron el estatuto de refugiado.