Los pensionistas de Gipuzkoa reclaman la revalorización con el IPC también en años de crisis económica

La concentración de este lunes frente al Ayuntamiento de San Sebastián./Lobo Altuna
La concentración de este lunes frente al Ayuntamiento de San Sebastián. / Lobo Altuna

EL DIARIO VASCO

Miles de jubilados y pensionistas vascos se han concentrado un lunes más en las tres capitales de Euskadi para reclamar a los firmantes del Pacto de Toledo una pensión mínima de 1.080 euros y que las pensiones se revaloricen según el IPC siempre, tanto en años de bonanza económica como en los de crisis.

En San Sebastián, centenares de personas se han vuelto a concentrar en Alderdi Eder y han recorrido en manifestación el centro de la ciudad, como lo vienen haciendo cada lunes desde el pasado 15 de enero.

El acto más multitudinario ha tenido lugar en Bilbao, donde miles de personas se han concentrado ante el Ayuntamiento de la capital vizcaína con el lema «Por un sistema público que garantice pensiones dignas».

Los jubilados vascos han exigido que esa revalorización de las pensiones se aplique también en años de crisis y han reclamado el establecimiento de una pensión mínima de 1.080 euros y de un salario mínimo de 1.200 euros, según las recomendaciones de la Carta Social Europea, así como la materialización del acuerdo sobre las pensiones de viudedad.

Asimismo, han demandado un compromiso con el sistema público de pensiones, la derogación de las reformas laborales y del factor de sostenibilidad de las pensiones.

En Vitoria, algo más de doscientas personas se han concentrado en la Plaza de España, frente al Ayuntamiento de la capital, para defender un sistema público de pensiones convocados por la plataforma Pentsionistak Araba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos