«Pablo está esperanzado con el nuevo juicio y convencido de que demostrará su inocencia»

Pablo Ibar, en una reciente comparecencia ante el juez. /GASTÓN DE CÁRDENAS / EFE
Pablo Ibar, en una reciente comparecencia ante el juez. / GASTÓN DE CÁRDENAS / EFE

El miércoles próximo empieza la vista con la elección del jurado

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBA

Ya no hay vuelta atrás. Llega la hora de la verdad para Pablo Ibar. El miércoles comenzará en Ford Lauderdale, en el Estado de Florida, el segundo juicio contra el hijo de Cándido, el puntista zestoarra que cruzó el Atlántico para hacer las américas. «Estamos muy esperanzados con este proceso. Sobre todo Pablo. Cree que por fin podrá demostrar que es inocente, que no cometió los delitos que se le imputan», explica su padre por teléfono desde Estados Unidos, mientras conduce por las carreteras de Georgia.

Su hijo lleva 24 años privado de libertad, de los que 16 los ha pasado en el corredor de la muerte. «Llevamos tanto tiempo luchando que ahora, cuando se acerca el juicio, reconozco que estamos un poco nerviosos. No obstante, la confianza que tenemos en que en esta ocasión, con un proceso con todas las garantías, podremos demostrar que Pablo no es culpable, hace que esos nervios queden en un segundo plano», relata el padre.

Ha sido el último juez en asumir el caso, pese a que fue recusado por la defensa

Ha sido el último juez en asumir el caso, pese a que fue recusado por la defensa dennis bailey (juez)

El juicio contra Ibar debió haber empezado el pasado 5 de marzo, pero la enfermedad que le fue diagnosticada a Alan Ross, uno de los letrados que le representaba, obligó a aplazar la vista. Su puesto fue ocupado por el abogado Kevin Kulik. La salida de Ross supuso un revés para la defensa. En consecuencia, Pablo Ibar será defendido por un equipo de cuatro letrados. Benjamin Waxman ha llevado la representación de Ibar durante más de diez años y consiguió la anulación de su condena a muerte en el Tribunal Supremo de Florida. Otro letrado es Joe Nascimento, quien participó en fases de la defensa postcondenatoria de Ibar como joven auxiliar y es ahora un exitoso abogado penalista. Fred Haddad será otro de los letrados. Es un abogado «estrella» en Broward County. Las sesiones estarán presididas por el juez Dennis Bailey.

Cándido estará presente el miércoles en el inicio de la vista que empezará con la selección de las doce personas que conformarán el jurado, en cuyas manos están depositadas las esperanzas de su hijo. «No sé si acudiré todos los días, pero sí la mayoría. Es mejor ver cómo va el proceso que estar en el calle pensado en lo que sucede en la sala. Además, durante las sesiones por lo menos puedo verle a Pablo», explica.

La designación del jurado es clave para la defensa. Opina que el veredicto dependerá en gran medida de la composición del tribunal, de ahí que se tomará todo el tiempo que estime necesario. De la relevancia que tiene esta fase da idea que se puede prolongar durante varias semanas, incluso puede superar el mes. El objetivo no es otro que conseguir que en el órgano juzgador haya personas que actúen con imparcialidad, que esté compuesto por ciudadanos sin una opinión ya formada sobre lo que aconteció y al mismo tiempo carezcan de prejuicios, ya sean raciales, sociales, de religión...

Ha sido el abogado que logró este nuevo juicio y sacó a Ibar del corredor de la muerte

Ha sido el abogado que logró este nuevo juicio y sacó a Ibar del corredor de la muerte benjamin waxman (defensa)

En cuanto el jurado quede constituido, comenzará la fase probatoria y si todo discurre conforme al programa establecido, lo más probable es que los interrogatorios no comiencen hasta el mes de septiembre. El calendario se ultimará entre mañana y el miércoles.

Pena de muerte

Este es el segundo proceso al que Pablo se enfrenta. Ibar está acusado de los crímenes en 1994 dos modelos, Sharon Anderson y Marie Rogers, ambas de 25 años, y el propietario de un local de alterne, Casimir Sucharski, conocido como Buth Casey. Los tres murieron tiroteados en el domicilio de este último. Los autores huyeron en el vehículo de Sucharski al extrarradio de la capital. Allí, rociaron el coche de gasolina antes de prenderle fuego. Los asesinatos quedaron grabados en una cámara de videovigilancia dispuesta en el salón de casa de Sucharski.

Pablo fue arrestado un mes después por hechos que nada tienen que ver con el caso y una vez en la comisaría los agentes le relacionaron con las muertes. Lo hicieron dado el parecido que hallaron con la persona que aparece en el vídeo. Ibar fue imputado junto a otra persona, Seth Peñalver.

El primer juicio tuvo lugar en 1997 y fue declarado nulo. El jurado no llegó a un veredicto unánime. En el segundo, en la fase de selección del tribunal, su abogado fue detenido y Pablo renunció a él. El proceso siguió en solitario contra Peñalver que fue condenado, aunque, al igual que ha sucedido con Ibar, su caso fue revisado y él quedó absuelto.

Es el mismo fiscal que intervino en el juicio en el que Pablo fue declarado culpable

Es el mismo fiscal que intervino en el juicio en el que Pablo fue declarado culpable CHARLES MORTON (FISCAL)

La segunda vista empezó en abril de 2000 y esta vez sí, el jurado declaró a Pablo culpable: fue condenado a la pena capital. Ese mismo año entró en el corredor de la muerte. Los posteriores recursos que su defensa interpuso en instancias superiores fueron desestimados, hasta que en 2016 el Tribunal Supremo de Florida anuló la condena y ordenó la celebración de un nuevo juicio. La Corte estadounidense concluyó que no existían «pruebas físicas que conecten a Ibar con el triple asesinato». Y determinó que «no tenemos confianza en el resultado del juicio», indicó la Sala. Aquella decisión es la que ha llevado a Pablo al momento actual. El acusado ha recuperado sus derechos, entre ellos, uno fundamental como es el de la presunción de inocencia.

Pese a la bofetada que para la Fiscalía supuso la decisión del Supremo, al ministerio público no le ha temblado la mano para volver a pedir la pena de muerte para Pablo. El fiscal del caso será Charles Morton, el mismo que intervino en 2000 y sustenta su imputación, sobre todo en el vídeo que recoge el momento en el que los asesinos dan muerte a las víctimas. La grabación consta de 22 minutos y comienza con la irrupción de dos asaltantes en el salón del domicilio de Sucharski. Uno de ellos llevaba la cabeza cubierta con una capucha; el otro portaba una gorra con visera. Tras asesinar a las tres personas, el autor de los disparos pasó delante de la cámara ante la que se despojó de la capucha. La grabación, pese a su deficiente calidad, permite vislumbrar a un joven de aspecto latino que se echa la capucha sobre el hombro antes de abandonar la dependencia. Aun cuando el fiscal asegura que la persona que aparece en el vídeo es Pablo, la defensa llamará a declarar a un experto que ha elaborado un informe que sostiene que «no es posible» llegar a la conclusión de que el perpetrador y Pablo Ibar sean la misma persona. Entre las pruebas del fiscal hay también un testigo que aseguró haber visto a Pablo y Peñalver con un arma similar a la empleada en la comisión del delito.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos