Los temporales de olas podrían multiplicarse por cuatro en 2050, según los expertos

Temporal de olas en Zarautz. /Lusa
Temporal de olas en Zarautz. / Lusa

El proyecto Kostegoki del Gobierno Vasco estudia la vulnerabilidad y la adaptación de la costa vasca frente al cambio climático

A. LERATE

El proyecto Kostegoki del Gobierno Vasco, que estudia la vulnerabilidad, el riesgo y la adaptación de la costa vasca frente al cambio climático, ha identificado como zonas vulnerables a Bermeo, San Sebastián, Zarautz y el estuario del Nervión, entre otros.

En una rueda de prensa en Bilbao, la viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Elena Moreno, ha advertido del riesgo que supone que un 55 % de la población de Euskadi se concentre en dos comarcas costeras, que suman menos del 10 % del territorio: el Gran Bilbao y Donostialdea.

El cambio climático afectará a la costa vasca en los próximos años, y destaca la vulnerabilidad de Bermeo, donde existe el riesgo de daños a la zona portuaria debido al ascenso del nivel medio del mar y a las mareas. Además, en Zarautz hay riesgo de inundación debido al oleaje.

El objetivo del proyecto Kostegoki, que se enmarca dentro de la Estrategia de Cambio Climático 2050 del País Vasco (Klima 2050), es planificar la adaptación del territorio ante el cambio climático, ya que la subida de nivel medio del mar supondrá un impacto «notable» en las zonas costeras.

El director de Investigación del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria, Iñigo Losada, ha destacado que hay dos elementos fundamentales en Euskadi: que «la mayor parte de las playas son encajadas, lo que hace que la capacidad de adaptación sea limitada» y que «hay muchísima actividad socioeconómica muy cerca de la costa, lo cual dispara el riesgo».

Losada ha explicado que, a diferencia de zonas como el Mediterráneo, que tiene problemas inducidos por el hombre por la ocupación del litoral y una mayor vulnerabilidad, en Euskadi «hay cierto margen de actuación, aunque estamos muy expuestos».

Como ejemplo de los riesgos del cambio climático, Losada ha destacado los temporales que hubo en Euskadi en 2014, con daños de 20 o 25 millones de euros por culpa de olas de 5 metros, entre otras cosas. «En 2050, alcanzar esa cota de 5 metros va a ser mucho más fácil y el riesgo se va a multiplicar por cuatro», ha explicado.

Losada ha subrayado que este plan «busca identificar dónde pueden estar esos problemas y atajarlos».

Entre los riesgos destaca la erosión, ya que «si perdemos la playa, perdemos la defensa de lo que hay detrás y un elemento esencial del turismo». Además, la probabilidad de inundaciones aumentaría considerablemente.

Con respecto a aquellas personas que cuestionan el cambio climático, Losada ha manifestado que «no se puede opinar ligeramente de aquello de lo que existen datos y evidencias».

«Hay datos que ponen de manifiesto que se está produciendo un cambio en el sistema climático, que ya está induciendo impactos muy importantes sobre ecosistemas y sistemas socieconómicos en todo el mundo», ha concluido.

 

Fotos

Vídeos