Nuevo bloqueo para el 'Aita Mari'

Imagen reciente del 'Aita Mari'./
Imagen reciente del 'Aita Mari'.

Las autoridades españolas le exigen otra autorización para seguir hacia Grecia

Amaia Chico
AMAIA CHICO

El buque 'Aita Mari' ha recibido otro revés en su intento, ahora, de llegar a Lesbos para transportar material sanitario y ayudar a los refugiados que viven en los campamentos de las islas griegas. Las autoridades españolas le exigen que entre en un puerto español para recibir otra autorización para navegar por el Mediterráneo. Es decir, le impiden seguir la ruta que comenzó el jueves pasado desde Lisboa, con autorización de Portugal. El aviso llegó el sábado por la noche, cuando el buque de rescate pasaba por el Estrecho. «No tiene permiso de la Autoridad Marítima para dirigirse hacia el Mediterráneo, salvo que proceda a puerto español», le advirtieron desde el puesto de Tarifa. Una exigencia que el 'Aita Mari' no entiende ni comparte, ya que tiene permiso luso para hacer la travesía completa sin escalas desde Lisboa hasta Lesbos.

Los responsables del buque guipuzcoano inciden en que tienen permiso para «hacer un transporte de ayuda humanitaria, con material médico, leche en polvo para bebés y otros productos de higiene básicos, con destino a los campos de refugiados de las islas del Egeo. Es por tanto una «misión sanitaria», no de rescate de migrantes en peligro en el Mediterráneo central, inciden, después de llevar meses bloqueados por la negativa de España a concederles permisos para esa labor.

Aseguran que «España ha sido informada» de la misión, y ahora «está yendo contra la decisión de la autoridad marítima lusa». Un hecho, añaden, que si no se resuelve, supondría «una muestra de crueldad muy difícil de justificar». «No puede entenderse -dicen- de unas autoridades que invocan la corresponsabilidad y solidaridad de los pueblos europeos para dar respuesta al reto del fenómeno de la migración en Europa».

El 'Aita Mari' recuerdan que en las islas del Egeo hay 14.900 personas a la espera de la resolución de sus solicitudes de asilo, atrapadas en campamentos, «con su movilidad geográfica restringida». Y que las condiciones de vida «son muy difíciles y con insuficiente acceso a los servicios médicos debido a la falta de recursos humanos y materiales».

En ese sentido, el 'Aita Mari' cuenta con una enfermería y con material sanitario, donado por ciudadanos vascos y gallegos en sus escalas en puerto, que mejoraría sustancialmente la situación.

Permiso en A Coruña

Los responsables de Salvamento Marítimo Humanitario, la ONG guipuzcoana que lidera esta misión solidaria, defienden la validez del permiso luso. Y aseguran que «la restricción» que pesa sobre ellos para no llevar a cabo rescates en alta mar, un hecho recurrido y sobre el que esperan resolución admnistrativa, «no puede afectar a otras labores humanitarias», como la que quieren llevar a cabo ahora.

Aseguran que recibieron el permiso en A Coruña para viajar a Lisboa, y que las autoridades españolas lo concedieron a sabiendas de que era un transporte de material sanitario. Además, recuerdan, «Salvamento Marítimo Humanitario está registrada como organización sanitaria de carácter humanitario en Grecia y lleva colaborando con las autoridades de este país desde 2015 en la asistencia a migrantes y refugiados».