Etorkizuna Eraikiz

Nerea Ibañez: «No podemos dejar al 50% del talento fuera de los ámbitos de decisión»

Nerea Ibañez, en Donostia./USOZ
Nerea Ibañez, en Donostia. / USOZ
«Me imagino a Gipuzkoa como un territorio comprometido y responsable que se desarrolla desde los cimientos», dice la presidenta de Aspegi
IÑIGO BELASTEGUI

–¿Qué quería ser de mayor?

–Quería ser feliz viviendo la aventura de la vida, disfrutándola y luchando por ser la mejor versión de mí misma.

–Y hoy, ¿qué es lo que más le preocupa del futuro?

–Me gusta entender la preocupación en su sentido original, como la acción previa a ocuparse de las cosas. Me interesa todo aquello que atenta contra la sostenibilidad de la vida y de las organizaciones a largo plazo. En particular, cuestiones como la evolución demográfica (natalidad y envejecimiento) y el medio ambiente (particularmente, el problema del plástico en nuestros océanos).

–¿Cómo cree que evolucionará el ámbito de la empresa?

–Sin duda, hacia modelos más sostenibles que integren y valoren su impacto social. El futuro de las empresas será social o no será. Empresas más innovadoras e internacionalizadas, que apuestan por la sostenibilidad, aunque sea sólo por la presión ambiental y, sobre todo, más conscientes de su interdependencia, tanto con otras empresas como con la sociedad por el poder del consumidor.

–¿Cómo se ve dentro de 10 años?

–Aprendiendo, emprendiendo y trabajando con la misma fuerza e ilusión que lo hago hoy.

–¿Y cómo se imagina Gipuzkoa en ese plazo de tiempo?

–Como un territorio comprometido y responsable que se desarrolla desde los cimientos y que apuesta por la innovación cuidando su identidad. Que invierte en su mayor motor, las personas que contribuyen a la creación de riqueza económica y social.

–¿Qué considera que se puede hacer desde el ámbito institucional para mejorar el bienestar colectivo?

–Realizar una gestión responsable de los recursos disponibles y apostar por la educación, mucha educación. En este ámbito tenemos el gran reto de crear un nuevo modelo que responda a las necesidades sociales y económicas del futuro ya que el sistema actual está obsoleto tanto en la forma como en el fondo.

–«El futuro es mujer». ¿Qué le sugiere esta afirmación?

–El futuro ha de ser de todas las personas y también de las mujeres. Parece que ya nadie pone en tela de juicio el valor de la igualdad, pero la lucha por la igualdad de género continúa en aras de un futuro que otorgue a todas las personas las mismas oportunidades.

–¿Qué aspectos no deben perderse de vista para asegurar una sociedad de bienestar en el futuro?

–La política debe superar el concepto de legislatura y estar al servicio de la ciudadanía y de un proyecto estratégico más global. La política debería velar para gestionar recursos y herramientas que permitan garantizar el cumplimiento de los compromisos con la sociedad. Necesitamos a los mejores equipos políticos.

–¿Cómo estamos en Gipuzkoa en cuanto a la presencia de mujeres en cargos directivos de empresas?

–En la cola. Tenemos un tejido económico muy vinculado a la industria con un nivel de masculinización muy elevado. En Euskadi no alcanzamos ni el 10 % en presencia de mujeres en puestos directivos y consejos de administración. No podemos dejar al 50% del talento fuera de los ámbitos de decisión y menos cuando el 60% de las titulaciones universitarias son de mujeres.

–Este año ASPEGI, la Asociación de Profesionales y Empresarias de Gipuzkoa que usted preside, cumple 20 años: ¿Qué balance hace de ese camino recorrido en pos de la Igualdad de género?

–Hay un indicador que nos encanta compartir: empezamos seis y hoy somos más de 600 mujeres con más visibilidad, presencia y apoyos como colectivo.

–¿Qué se pierde una empresa que no tiene ninguna mujer en su junta directiva?

–Mucho talento. Los estudios demuestran que las empresas que integran mujeres son más rentables y eficientes. Hay datos de McKinsey en EE UU y en Europa que apuntan a que las empresas con mujeres en sus consejos superan en un 53% la rentabilidad de capital y en un 42% la rentabilidad de ventas. Además, incorporan una sensibilidad distinta a aquellas con equipos conformados sólo por hombres.

–Se habla de la conciliación como uno de los retos de futuro: ¿Tendrían que empezar los propios empresarios y empresarias dando ejemplo?

–Hay que superar la conciliación que se centra únicamente en el aspecto de maternidad y familia. Se concilia la vida. Conciliar no es trabajar menos; es hacerlo de manera más efectiva y rentable.

El ejemplo por parte de empresarios y empresarias es claro, porque conciliar significa trabajar mejor, producir más y es un asunto de todas las personas. Conciliar ayuda a una mayor optimización del tiempo, aumenta la responsabilidad y la implicación de las personas con la empresa, mejora las relaciones laborales reduciendo los conflictos laborales, el estrés y el absentismo.

–En el nuevo Gobierno, el peso de la gestión económica recae en mujeres,y se ha recuperado el Ministerio de Igualdad...

–Frente a la frágil minoría parlamentaria, se ha optado por perfiles de experiencia contrastada que garanticen la estabilidad y la moderación también en el complejo terreno europeo. Respecto al Ministerio de Igualdad, muestra una apuesta en firme por la lucha contra la desigualdad de género.

Fotos

Vídeos