Cada caso, un mundo de fantasmas que superar

A. S. J.SAN SEBASTIÁN.

Todos los análisis que se pueden realizar del estado en el que queda una mujer tras haber sido violada y del proceso que tiene que realizar para lograr recuperarse de ello forman parte de un análisis común. No obstante, cada caso es único y cuenta con unas particularidades que hay que tener en cuenta para poder afrontar el duelo con eficacia. Los tres últimos casos ocurridos en Euskadi son buen ejemplo de ello.

El primero fue el ocurrido en Beasain el mes pasado. Una joven de 20 años fue abordada en el portal y forzada por un hombre que ya ha sido detenido y al que se investiga por su implicación en otras 10 agresiones más. En ese caso, el atacante conocía a la víctima y a su familia, por eso sabía sus horarios y que en ese momento estaba sola en casa porque sus padres estaban de vacaciones. Un depredador del que nadie podía sospechar. «Cuando la violación la realiza una persona a la que conoces, resulta mucho más agresiva. Porque le va a costar más volver a confiar en su entorno, y la sensación de traición en la familia también es un agravante», indica la psicóloga clínica Belén Casado.

El siguiente caso, en orden cronológico, es el de Bilbao. Seis hombres violaron a una joven de 18 años en el parque Etxebarria de la capital vizcaína. Y la dejaron allí tirada. «La intimidación y el miedo cuando el ataque no lo está haciendo una persona sino seis es muchísimo mayor. El trauma que producen este tipo de agresiones es terrible, y la vulnerabilidad que siente la víctima se multiplica», señala Casado.

El último caso conocido es el de la menor de 17 años que denunció haber sido agredida sexualmente por un joven de 18 en una casa 'okupa' de Donostia. La menor sufre algún tipo de discapacidad, por lo que el juez envió al presunto agresor a prisión por considerar que se aprovechó de esa circunstancia para mantener relaciones. Casado considera que «aunque pueda tener una discapacidad, sí creo que ella pudo tener conciencia de que lo que le estaba pasando era agresivo para ella, aunque en este caso me falta más información».