Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

«¡Sí se puede, sí se puede ser mujer científica!»

La brecha de género se agudiza en el ámbito de la investigación cuanto más alto es el puesto. El 75% del personal investigador con plaza fija es hombre

Francesca Tinti, Elisa Jiménez Izal, María Muñoz Caffarel y Radmila Tomovska, en el laboratorio donde trabaja esta última en el edificio José Mari Korta./Michelena
Francesca Tinti, Elisa Jiménez Izal, María Muñoz Caffarel y Radmila Tomovska, en el laboratorio donde trabaja esta última en el edificio José Mari Korta. / Michelena
Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

¿Es necesario que todos los 11 de febrero se celebre el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia? La respuesta está en la ciencia, en las matemáticas, en los datos y en las estadísticas. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas señala que la proporción de mujeres baja según se asciende en la carrera científica. Esta tendencia, común a los 28 países que forman la Unión Europea, se mantiene a pesar de que en los últimos años las mujeres obtienen el 65% de los grados universitarios y más del 45% de los doctorados. Esa tendencia también se refleja en los números de este centro de investigación estatal. Sus predoctores se dividen en un 52,3% mujeres y un 47,7% hombres. Cuando se llega al postdoctorado la situación ha dado un giro de 180 grados, el 55,6% son masculinos y el 44,4% femeninos. La brecha se va abriendo ligeramente hasta que cuando llegan a personal investigador con plaza fija la diferencia es abismal, tres cuartas partes son hombres frente al 25% de mujeres.

 

Fotos