Localizan en buen estado al menor desaparecido en la zona del Faro de Higuer, en Hondarribia

Dispositivo de búsqueda del menor. /De la Hera
Dispositivo de búsqueda del menor. / De la Hera

Ertzaintza, voluntarios de Cruz Roja y Policía Local de Hondarribia buscaron durante tres horas al menor de 9 años, que tomó un camino distinto al de su padre

DV

Seguro que el pequeño de 9 años que este sábado se perdió en las inmediaciones del faro de Higuer, en el monte Jaizkibel, en el término municipal de Hondarribia, será el centro de atención en su gela de la ikastola y también seguro que durante meses, o años, su aita y su ama le recordarán el revuelo que se montó cuando desapareció durante una caminata cerca de casa. Un susto que mantuvo en vilo a muchas personas durante más de tres horas. Todos querrán conocer los pormenores de su 'aventura', pero la verdad es que su desaparición causó momentos de intranquilidad en la zona y movilizó a muchos profesionales para buscarlo.

La llamada llegó al servicio de Emergencias 112 poco antes de las 13.30 horas. En ella, se daba aviso de la desaparición de un niño que, al parecer, había tomado un camino diferente al que seguían su padre y otros acompañantes en el entorno del faro de Higuer. Teniendo en cuenta la edad del pequeño, 9 años, y el lugar donde desapareció de la vista de su padre, una zona cercana al mar con abruptos precipicios enseguida se encendió la alarma y se activaron los servicios de emergencia. Se trata de una zona muy habitual para los paseantes y este sábado, con el buen día que hacía, fueron muchos los caminantes que disfrutaron de la mañana.

Enseguida se iniciaron las labores de búsqueda en las que participaron miembros de la Unidad de Vigilancia y Rescate de la Ertzaintza, que acudió con un helicóptero, de la Comisaría de la Policía Autónoma Vasca de la zona, Bomberos, voluntarios de la Cruz Roja y Policía Local de Hondarribia. Todos ellos estuvieron coordinados por un técnico del Servicio de Emergencias del Gobierno Vasco.

Durante algo más de tres horas todos se volcaron en la búsqueda del menor. El helicóptero pasaba una y otra vez sobre la zona, ante la mirada expectante de los que se encontraban allí, y los que estaban sobre el terreno no dejaban rincón sin supervisar. A medida que transcurría el tiempo la inquietud crecía.

Llamada a la madre

Mientras, los servicios de Emergencias también intentaron localizar a la madre para comunicarle lo sucedido e informarle sobre los pormenores de la búsqueda, pero esta no contestaba al teléfono, ni al de su casa ni al del móvil. Entonces, según fuentes próximas al operativo consultadas, contactarron con la Policía Local de Irun, donde se encuentra su domicilio, para que una patrulla se personase allí y esperara su llegada.

Fue entonces cuando se produjo la sorpresa. Los agentes se acercaron a la vivienda y en la puerta, encontraron al niño. Llamaron al padre, que aliviado después del gran susto, se trasladó a la comisaría de la Ertzaintza de Irun, adonde los guardias municipales llevaron al menor.