https://static.diariovasco.com/www/menu/img/gipuzkoa-memoria-desktop.jpg

1959 | Bodas de «distinguidas familias» el Lunes de Pascua

Corte de tarta nupcial en el María Cristina. / FONDO MARÍN / PACO MARÍ
Corte de tarta nupcial en el María Cristina. / FONDO MARÍN / PACO MARÍ

Después del enlace en la catedral o la capilla de Aiete, tenían 'lunch' o banquete en el hotel María Cristina |

Mikel G. Gurpegui
MIKEL G. GURPEGUI

Les apetece que vayamos de boda? A enlaces matrimoniales celebrados hace sesenta años en San Sebastián y no un día cualquiera sino el Lunes de Pascua. Después de la muy oscura Semana Santa llegaban el Domingo de Resurrección y el Lunes de Pascua, que en 1959 cayó en lunes. Al día siguiente, en la sección de Ecos de Sociedad de nuestro diario aparecían crónicas de tres bodas de postín, en las que cotilleamos.

«ENLACE RIVERO-SANCHEZ GUARDAMINO.- Ayer tarde, en la S. I. Catedral del Buen Pastor, bellamente adornada con plantas y flores por la 'Villa Flores', se celebró el matrimonial enlace de la bella señorita Conchita Sánchez Guardamino y Ferrer con don Agustín Rivero de Ondovilla. Apadrinaron a los contrayentes la madre del novio, doña Carmen Ondovilla, viuda de Rivero, y el padre de la gentil desposada, don Ignacio Sánchez Guardamino Olazábal».

«Bendijo la unión el R. P. don Luis Zubiría. Firmaron como testigos, por parte de la novia, don José Antonio Sánchez Guardamino Olazábal; don Ignacio Ferrer, coronel de Ingenieros; don Guillermo Ferrer, coronel de Artillería; don Juan Antonio Olazábal, don Antonio Ortiz de Urbina, don Ignacio Sánchez Guardamino Ferrer y el marqués de Torres de Mendoza. Por el novio, don Pedro, don Ignacio y don Fernando A. Rivero de Ondovilla, don Juan María Uriarte Soriano, don José Javier Luzuriaga, don Antonio Usandizaga y don Antonio Egaña Azúa».

«Después de terminada la ceremonia nupcial, la novia depositó su ramo en la capilla del Colegio de Notre Dame, de donde es antigua alumna»

«Terminada la ceremonia religiosa, se sirvió un 'lunch' en el Hotel María Cristina. Reciban el nuevo matrimonio y sus respectivas distinguidas familias, muy queridas en esta ciudad, nuestra cordial enhorabuena».

Nota 1: ¿Pero aquello era una boda o una recogida de firmas? ¿Se han dado cuenta ustedes de cuántos testigos, coroneles y marqueses incluidos, firmaron allí?

Nota 2: Hace sesenta años ya se usaba el anglicismo 'lunch'.

Nota 3: ¿La floristería pagaría por la publicidad?

Pasemos a otra boda, a ver qué descubrimos. Hace sesenta años se casaron en la capilla de Ayete «la señorita Mary Lolo de Eizaguirre y Loyarte con don Salvador Savater y Esteban Díez, capitán de Ingenieros Aeronáuticos». Les ahorro la también larga lista de testigos para quedarnos con los dos detalles finales de la crónica.

«Después de terminada la ceremonia nupcial, la novia depositó su ramo en la capilla del Colegio de Notre Dame, de donde es antigua alumna». «Terminada la ceremonia religiosa, todos los asistentes fueron agasajados en el Hotel María Cristina, saliendo el nuevo matrimonio con dirección a Canarias y otras capitales».

Qué bonito el detalle del ramo. Entre aquellas bodas de grandes familias donostiarras también había sus clases, que en la tercera que aparecía en los 'Ecos de Sociedad' los novios no iban a Canarias sino que «el nuevo matrimonio salió de viaje a Francia y Alemania».

Era el caso del «enlace matrimonial de la señorita María del Carmen del Río Urdangarín con el industrial don José Ramón Eizaguirre Loyarte». Este «sí, quiero» de hace seis décadas también se escuchó en la capilla de Ayete y, como los otros dos, el almuerzo posterior fue en el María Cristina.