https://static.diariovasco.com/www/menu/img/gipuzkoa-memoria-desktop.jpg

1948: «Una cola simpática» para comprar calzado barato

Calzados Tello, en la calle Urbieta./FONDO MARÍN / PACO MARÍ
Calzados Tello, en la calle Urbieta. / FONDO MARÍN / PACO MARÍ

MIKEL G. GURPEGUISan Sebastián

En la calle de la Memoria de hoy hablamos de zapaterías. Estamos entre zapatos al encontrar en la última página de DV hace setenta años un reportaje titulado «Una cola simpática: la de los zapatos baratos».

Eran tiempos de racionamientos y problemas de abastecimientos. Así que cuando surgía alguna ocasión, nadie quería perdérsela. En febrero de 1948, la oportunidad llegó con la puesta en venta de una partida de «doce mil pares de calzado tipo nacional, cuyo precio representa una verdadera ganga». Y tanto. Los zapatos y botas se vendían exactamente por 63,95 pesetas, en aquella época en que el calzado oscilaba entre las 250 y las 1.250 pesetas.

Así que los donostiarras, cartilla de racionamiento en mano, corrieron a las zapaterías. «Como es de suponer, dado el interés con que el público los esperaba, ayer hubo, en todas las zapaterías donde se pusieron a la venta, unas interminables colas que no cesaron en todo el día, y que fueron perfectamente ordenadas. Una cola verdaderamente simpática, ya que cuantos formaban en la misma llevaban la seguridad de hacer una buena compra».

La noticia nos permite repasar la ubicación de las grandes zapaterías de antaño, puesto que se incluía el listado de establecimientos que vendían aquel calzado barato: «Casa Tello (Urbieta, 26); Calzados Muro (Avenida de España, 14); El Siglo XX (Loyola, 2); Calzados Ayestarán (Elcano, 1); Casa Merino (Narrica, 7), y Calzados Villar (Víctor Pradera, 10)».

Al término de una intensa jornada de ventas, Guillermo Tello comentaba a DV: «Puede decirse que se ha vendido casi todo. Quedan aún botas, pero el público, satisfecho de su calidad, empieza a pedirlas en mayor cantidad. Desde luego, las medidas corrientes en el país -o sea, los números 41 y 42- están, prácticamente, agotadas. De seguir así, en muy poco tiempo se venderá hasta el último par de este calzado».