La manzana de San Ignacio llega puntual

Agirrezabala vende las primeras manzanas de San Ignacio. / MARIN
Agirrezabala vende las primeras manzanas de San Ignacio. / MARIN

Las mesas de los vendedores se llenan de vaina, tomate y guindilla, y otras variedades de pimiento

ALATZANEORDIZIA.

La feria de Ordizia suele adelantar un día su celebración si el miércoles coincide con una festividad, tal como ha ocurrido esta semana. Hoy es día de San Ignacio y la feria se celebró ayer, lo que se tradujo en la ausencia de varios vendedores que optaron por cumplir con los compromisos que tienen con otros mercados, sobre todo los fruteros. En la feria ordiziarra se notaba además que ya muchos están de vacaciones y el movimiento de compradores y visitantes fue más pausado y tardío que otras semanas, pero no menos intenso. El tiempo, además, acompañó, aunque los cielos estaban nublados y la temperatura era algo fresca.

En esta última feria de julio, por otro lado, se registró una novedad, la llegada de la manzana de San Ignacio, que se presentó puntual la víspera de su onomástica. La trajo desde Gabiria Miren Agirrezabala, que la vendía a 3 euros el kilo. Esta variedad de manzana se suma a la amplia oferta de fruta local de las últimas semanas, en la que destacan la manzana de San Juan y las distintas variedades de ciruela.

Otros productos como la vaina, el tomate y el pimiento continúan al alza. La oferta de guindilla, a 9-12 euros el kilo, es cada vez mayor y ayer destacaba la cantidad de una variedad de pimiento dulce conocido también como Kakute o pimiento de las Landas, que se vendía a 6 euros el kilo. El tomate de aire libre, por su parte, se resiste, aunque algunos vendedores comentan que ya han comenzado a cosecharlo e incluso la aramarra Miren Jauregi ha presentado unos pocos en la feria (3 euros el kilo).

El apartado micológico estuvo ayer representado por Mikel Lasa y Félix Barcina, y entre los dos pusieron a la venta 59 kilos de hongo, a 15-15 euros el kilo, y 58 kilos de zizahori, a 18 euros el kilo. La zaldibiarra Axun Etxeberria, por su parte, presentó un kilo de gibelurdina, a 25 euros el kilo. Los expertos que se congregan en torno a estos puestos de venta de perretxikos hablaban ayer del tiempo que está haciendo y de que éste no está favoreciendo nada el brote de setas. Con las lluvias de estos últimos días y los calores previos, esperan que la tendencia se revierta.