Luis Liz Marzán: «La gente en la calle sabe y valora que haya ciencia de alta calidad en Donostia»

Luis Liz Marzán, director del CIC biomaGUNE de Miramon, ha recibido esta semana el galardón más importante del Estado en el ámbito de la investigación científica./
Luis Liz Marzán, director del CIC biomaGUNE de Miramon, ha recibido esta semana el galardón más importante del Estado en el ámbito de la investigación científica.

El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades le concede el premio por «resolver problemas emergentes en el campo biomédico»

Iker Marín
IKER MARÍN

«Recibo este premio con una satisfacción extraordinaria», señala Luis Liz Marzán (Lugo, 1965). Químico de carrera, este gallego dirige desde hace seis años el CIC biomaGUNE y acaba de recibir el Premio Nacional de Investigación 'Enrique Moles' en el área de Ciencia y Tecnología Químicas que concede el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Es el galardón más importante que se concede en España en el ámbito de la investigación científica. Nada más recibir el veredicto del jurado, que fue unánime, el director científico del Centro de Investigación Cooperativa en Biomateriales y profesor de investigación Ikerbasque, se acordó de sus padres. «Fallecieron el año pasado y uno piensa en cómo hubieran recibido esta gran noticia». Acto seguido explica que este premio «supone reconocer el trabajo de muchísimos compañeros con talento que trabajan junto a mí».

Este 2018 que está cerca de finalizar está siendo «fantástico» para Liz Marzán. Premio Nacional de Investigación, componente por quinto año consecutivo de la lista de los científicos más influyentes del mundo y director de un centro situado en el Parque Científico y Tecnológico de Donostia que ha sido reconocido como Unidad de Excelencia 'María de Maeztu' por su actividad en el escenario científico mundial.

- Está siendo un año para enmarcar, tanto a nivel individual como colectivo. ¿Cómo se asume tanto éxito?

- Lo cierto es que no podemos quejarnos. A todos esos galardones hay que añadirle que este año nos han concedido un proyecto de más de 2 millones de euros para hacer entender cómo funcionan los tumores. Realmente está siendo un año muy bueno. Tanto a nivel de grupo de investigación como de centro CIC biomaGUNE hemos conseguido un salto cualitativo significativo.

- ¿Estos reconocimientos qué meta persiguen?

- Estamos ante una gran oportunidad de lograr en Euskadi una industria basada en el conocimiento que permita destacarnos como una región de éxito en Europa. En este sentido, hay que destacar el apoyo ofrecido por el Gobierno Vasco en los últimos diez años a la ciencia. Es algo remarcable y que se debería mantener para realmente llegar a establecer esa tradición científica que necesitamos y buscamos.

- Habla de industria y de ciencia. ¿Qué me dice de la sociedad y la ciencia? ¿Cree que los ciudadanos somos conscientes del alto nivel de los centros científicos y de investigación que tenemos?

- Específicamente en Euskadi, y diría más, en Donostia creo que hay mucha difusión del trabajo que se hace a nivel de ciencia. Somos conscientes de la dificultad que hay de llegar al público en general pero creo que la difusión que se nos da en Gipuzkoa es muy alta. La sensación de los que llevamos años trabajando aquí es esa. Y además, las personas que vienen de fuera así nos lo indican. Hace poco hablé de este tema con un compañero que se acaba de incorporar al centro y que lleva mucho tiempo trabajando en Madrid. Me decía que le sorprende muchísimo que la gente con la que habla en la calle sepa que existen estos centros y la actividad que se realiza en ellos. No diría que todo el mundo lo sabe, pero creo que el grado de cercanía a la sociedad, en San Sebastián en particular, es bastante superior al de la media en el Estado. Me refiero a que la gente en la calle sabe y valora que hay ciencia de alta calidad en la ciudad. Y luego es verdad que aquí se ha creado una densidad de centros de un nivel más que aceptable que casi no corresponde al tamaño de la ciudad. Por lo tanto, me parece un entorno para hacer ciencia fantástico.

«Buscamos diseñar materiales que nos permitan penetrar en los tumores y estudiarlos»

«Nuestros experimentos y resultados han tenido un impacto importante en el campo de la nanociencia»

- Acaba de recibir el Premio Nacional de Investigación, el galardón más importante que concede el Estado en el ámbito de la investigación científica. ¿Qué siente?

- Supone reconocer el gran trabajo de mucha gente. Desde que volví de mi estancia post-doctoral en Holanda llevo más de 20 años trabajando muy duro e intentando rodearme de gente de mucho talento, y obviamente lo he conseguido. Parece que hemos sabido resolver preguntas científicas relevantes y nuestras propuestas, experimentos y resultados han tenido un impacto, fundamentalmente en el campo de la nanociencia. Una relevancia por encima de lo habitual. Y esto es lo que nos ha dado ese prestigio que ahora se ve reflejado en este premio.

- Me habla de su equipo, de sus colaboradores pero a nivel personal, ¿qué supone para usted el premio?

- Lo primero que debo decir al respecto es que todo el trabajo que realizamos no lo puede hacer una persona sola. Pero es cierto que hace falta que alguien marque el camino a seguir, decida las direcciones de mayor relevancia dentro del campo, cuáles son las preguntas importantes a responder y luego también saber aceptar y recibir las contribuciones del resto de compañeros. En este sentido, como líder de mi equipo siento una satisfacción extraordinaria. Es un premio en Química que no se concedía desde el año 2011. Y en esta nueva etapa de este galardón, después de tanto tiempo, ser el seleccionado dentro del nivel de químicos que hay en el Estado es una gran alegría.

- ¿De quién se acuerda uno en estos momentos?

- Cuando llegó la resolución, de los primeros que me acordé fue de mis padres que fallecieron el pasado año. Uno piensa en cómo lo hubieran recibido. También pienso mucho en colegas que son perfectamente merecedores de este galardón. Tenemos una comunidad muy rica, de alto nivel, de químicos y científicos, y cualquiera podría haber recibido el premio. Y me acuerdo de mis compañeros de laboratorio, por su puestos. Estoy deseando que llegué el día 14 para celebrar con ellos esta distinción en la cena que organizamos por Navidad.

- El galardón que ha recibido tiene como objetivo distinguir a los investigadores que, entre otros aspectos, «contribuyen a la transferencia de la tecnología y al progreso de la humanidad». Explíqueme esto último.

- Nosotros hacemos la ciencia muy interdisciplinar pero intentando enmarcarla en una dirección concreta que intenta llegar y tener influencia en el campo de la biomedicina. Hacemos química para fabricar materiales que luego, por una parte, nos pueden servir para intentar entender cómo funcionan los sistemas biológicos. Hemos hecho proyectos con bacterias, con fibras de proteínas que son de relevancia en enfermedades como el parkinson y en tumores. Lo principal de nuestro trabajo realmente es llegar a diseñar materiales que puedan servir como indicadores de esos aspectos biológicos que puedan tener relevancia en la medicina. Si eso algún día va a llegar a la clínica está por ver, pero desde luego, además de muchas publicaciones científicas, también hemos sido partícipes de muchas patentes, y algunas de ellas han sido licenciadas en empresas. Por ello, hay en cierta manera un retorno a la sociedad de todo este trabajo y la inversión que se ha hecho.

- Sea más concreto, por favor, ¿en qué están trabajando ahora mismo en el CIC BiomaGUNE de Miramon?

- Estamos intentando diseñar materiales que nos permitan penetrar dentro de los tumores y estudiar cuales son los parámetros que afectan su desarrollo. El objetivo es que, si las cosas van bien, podamos tener sistemas artificiales que nos permitan evaluar la eficiencia de fármacos en esta línea de trabajo.

 

Fotos

Vídeos