La llegada de medio centenar de migrantes obliga a ofrecer 60 nuevas plazas en Irun

Un migrante habla con una voluntaria de Cruz Roja en el antiguo hospital, recurso abierto en Irun./LOBO
Un migrante habla con una voluntaria de Cruz Roja en el antiguo hospital, recurso abierto en Irun. / LOBO

La localidad fronteriza habilita hasta mañana el edificio Martindozenea, normalmente utilizado como gazteleku

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

El goteo constante de inmigrantes está obligando a las instituciones a adaptar sus recursos en función de las necesidades que van surgiendo. La semana pasada fue la prolongación de la acogida de tres a cinco días en los centros de Donostia e Irun, que ofrecían medio centenar de plazas ampliables a 70. Y ahora la habilitación de 60 nuevas camas eventuales en la localidad fronteriza, punto estratégico donde decenas de inmigrantes esperan cruzar a Francia.

Así lo decidió la mesa de coordinación en la que participan Gobierno Vasco, la Diputación de Gipuzkoa, los ayuntamientos de Donostia e Irun, y Cruz Roja, en la reunión que celebran cada viernes para valorar cómo evoluciona la llegada de migrantes al territorio.

El pasado jueves llegó un nuevo aviso. Cruz Roja alertó a las instituciones de la llegada de 200 personas a Euskadi. Irun iba a ser el destino de 52 de ellas, todas procedentes del puerto de Málaga; 55 iban a parar a Vitoria y otras 93 a recursos distribuidos por el territorio vizcaíno.

Un nuevo episodio que requería de una solución adoptada en tiempo real y sin demasiado margen de maniobra. Para enderezar la situación, según explicaron ayer a este periódico fuentes adscritas a la mesa de coordinación, se optó por habilitar el edificio Martindozenea, donde habitualmente está ubicado el gazteleku municipal, con más de 60 plazas, más capacidad que el antiguo hospital, donde hasta la fecha se disponían de 28 camas.

Esta medida transitoria permite dar una respuesta mayor a las personas inmigrantes que llegan a Irun, ya sea con intención de cruzar la frontera hacia Francia o de establecerse en el territorio. Martindozenea está disponible durante tres días -de viernes hasta la mañana del lunes-, y quienes se valgan de este recurso tienen acceso a comida, cena, ducha y atención sanitaria. Tienen además la posibilidad de prolongar la estancia a cinco días si fuera necesario. No obstante, todo apunta a que las plazas se irán liberando antes de dicho plazo, según Diputación.

Mil llegadas en tres meses

Los últimos datos oficiales hablan de que el País Vasco ha recibido un total de 1.024 migrantes entre junio y agosto, a los que habría que sumar los 200 de esta última semana. Además de los que llegan y deciden establecerse en Gipuzkoa, se encuentran los que tienen Francia u otros países de Europa como destino, y aquellos a los que la policía gala devuelve poco después de cruzar la muga.

Esta fluctuación constante obliga a la instituciones a actuar prácticamente sobre la marcha. El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha enviado esta semana una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, en la que le pide que controle las devoluciones de migrantes en la frontera de Irun. Y le insta a que estos procedimientos «se desarrollen con arreglo a la legalidad y al respeto a las garantías y a los derechos humanos de las personas afectadas por los mismos», informó a través de una nota de prensa.

Al Gobierno Vasco «no le consta que se estén produciendo entregas en caliente», como sí ha denunciado SOS Racismo. Según la ONG, el país galo está practicando «devoluciones en caliente» en la muga de los inmigrantes en tránsito indocumentados. El portavoz de la ONG en la comarca del Bidasoa, Jon Aranguren, advirtió de que los gendarmes realizan «controles por criterios de raza, algo que está completamente prohibido».

Además relató otra situación de la que han sido testigos: «De Burdeos salen todos los días furgonetas cargadas con migrantes en tránsito que son detectados allí y deportados después de dar aviso a la Policía Nacional. Los gendarmes les traen todos los días y les apean frente a Ficoba».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos