Kristau Eskola avisa de que peligra la red concertada porque la financiación es insuficiente

La primera jornada de huelga evidencia las grandes diferencias entre los sindicatos y las patronales de los centros de iniciativa social

Teresa Flaño
TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN

La distancia entre los sindicatos y las patronales de los centros de iniciativa social de la enseñanza concertada vasca -Kristau Eskola, que aglutina a los colegios religiosos, y AICE-IZEI donde se encuentran los colegios laicos-, es cada vez mayor. Así se evidenció ayer en la primera de las cuatro nuevas jornadas consecutivas de huelga convocadas por ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT. El enfrentamiento no solo se refleja en las cifras del seguimiento de los paros, muy dispares según la fuente, sino que las posturas están cada vez más enrocadas.

«No están actuando con la responsabilidad que deberían tener», señalan los sindicatos ante la actitud de las patronales. Desde Kristau Eskola, su director general, Mikel Ormazabal, acusaba a las centrales y al Gobierno Vasco de «poner en peligro el modelo del sistema concertado, ya que la financiación es insuficiente, por una parte, y las reivindicaciones sindicales por otra, están llevando a la red concertada hacia un modelo privado». También hubo respuesta del Ejecutivo, su portavoz, Josu Erkoreka, insistió en que «es un conflicto entre la patronal y los trabajadores y la Administración no está implicada directamente en el mismo».

El dato

120.000 alumnos.
asisten a los más de 200 centros de iniciativa social de la red de la enseñanza concertada que hay en el País Vasco. Las movilizaciones de esta semana afectan a un colectivo de alrededor de 9.000 trabajadores. En el conflicto no entran las ikastolas.

A estas posiciones alejadas se suman las cifras, que poco tienen que ver entre las ofrecidas por unos y otros. Mientras Kristau Eskola aseguraba que la huelga ayer fue secundada por un 32% de los trabajadores -26% en Gipuzkoa, 19% en Álava y 40% en Bizkaia-, los sindicatos estimaban en un 65% el seguimiento, dato que les refuerza en sus posicionamientos porque «la respuesta ha sido muy importante, similar a las cinco anteriores, dos este curso y otros tres el pasado, en las que se superó el 65%». También destacaro n que unas 5.000 personas tomaron parte en la manifestación que ayer tuvo lugar en Bilbao.

Este respaldo, según la opinión de las centrales, ha obligado a las patronales a moverse y «nos han hecho llegar dos propuestas», aunque, como indicó la representante de ELA Miren Zubizarreta «tienen margen para mejorar su oferta, la actual está alejada de las reivindicaciones sindicales porque no suponen avances reales sobre la que realizaron en noviembre de 2017». Añadió que las patronales «tienen una responsabilidad respecto a las condiciones de los trabajadores» y también trasladó parte de esa obligación al Gobierno Vasco «desde el momento en que decidió que la mitad de los alumnos estén matriculados en la red concertada».

Pérdida de poder adquisitivo

Tras diez años sin renovar el convenio, ELA, Steilas, CC OO, LAB y UGT piden recuperar el poder adquisitivo perdido, estimado en alrededor de un 12%, equiparar salarialmente al profesorado de la ESO sin distinguir ciclos, mejorar las condiciones de los trabajadores para los trabajadores en situación precaria -en la franja infantil entre 0 y 3 años y los especialistas de apoyo educativo- y un acuerdo para recolocar al personal afectado por el previsible cierre de aulas motivado por el descenso de la natalidad.

El director general de Kristau Eskola hizo hincapié ayer en que su asociación no está siguiendo ninguna estrategia para «conseguir réditos económicos ni bloquear ninguna reivindicación», pero incidió en que los sindicatos deben ser conscientes de que «no existe la financiación para contemplar sus demandas» y les lanzó un mensaje: «No se lleven a cabo acciones que pongan en peligro la viabilidad de los centros».

«Poca variación vamos a poder hacer mientras no haya una posibilidad de contar con más dinero» Mikel Ormazabal, Director de Kristau Eskola

«Tienen margen para mejorar su oferta, la actual está alejada de nuestras reivindicaciones» Miren Zubizarreta, Sindicato ELA

«Es un conflicto entre la patronal y los trabajadores y la Administración no está implicada directamente» Josu Erkoreka , Portavoz del Gobierno Vasco

Ormazabal rechazó que se estén «ofreciendo migajas» en las nuevas propuestas presentadas y avanzó que «poca variación vamos a poder hacer mientras no haya una posibilidad de contar con más dinero». En la última proposición realizada desde esta patronal se contempla una subida salarial superior a la de la función pública, la equiparación entre los dos ciclos de ESO a partir del año que viene, una rebaja de la jornada anual y las horas complementarias tanto en la Educación Infantil del Primer Ciclo como para el personal de administración y garantizar los contratos relevo a partir de la edad establecida por la ley.

Además incidió en lo que califica de falta de equidad entre las dos redes. «Si en los presupuestos de 2013 el 30% se destinaba a la concertada y el 70% a la pública, poco ha variado el reparto, con un 66% a la red pública y un 33% a la concertada cuando el reparto del alumnado se mantiene en un 50-50%».

Más