Juzgan en Donostia al socio de una cadena de 'sex shop' por quedarse con dinero

Desvió de la cuenta de la sociedad 7.000 euros que empleó para pagar los seguros de su casa, del coche y de la moto, ademas de para instalar una alarma en su domicilio

J.PEÑALBA

La Fiscalía de Gipuzkoa solicita una pena de un años y diez meses de prisión para un varón al que imputa un delito de apropiación indebida, por derivar presuntamente 7.000 euros de una cadena de establecimientos de 'sex-shop' de la que era socio.

En el vista oral que tendrá lugar este mes en la Audiencia Provincial, se dilucidará si el acusado es autor de dicho delito y por lo tanto si se quedó con el dinero. Según el escrito de conclusiones elaborado por el ministerio público, el acusado constituyó en abril de 1995, junto a su hermano y otro socio, una comunidad de bienes, cuyo objeto social era desarrollar una actividad comercial a través de distintas tiendas del País Vasco de vídeos, cabinas y sex-shop.

El escrito fiscal precisa que el tercero de los socios era titular del 25% de dicha comunidad, aunque se mantenía al margen de la gestión, mientras que el acusado y el hermano eran los titulares del resto del negocio y además se ocupaban en la práctica de la gestión de la actividad. El fiscal precisa que el acusado, aprovechándose de que el socio apenas participaba en la actividad comercial, se apoderó de diversas sumas entre los años 2008 y 2012.

La Fiscalía de Gipuzkoa solicita para el investigado una condena de un año y diez meses de prisión

La acusación pública precisa que el investigado actuó con un «ánimo de lucro ilícito» y añade que a través de diversas operaciones, tales como transferencias, abonos y cargos efectuados en las cuentas bancarias de la comunidad, se apropió de parte de los fondos que posteriormente «utilizó en su propio beneficio para el pago de actividades, servicios y suministros particulares», y en modo alguno relacionados con la actividad de la empresa.

La Fiscalía detalla las cantidades que el acusado distrajo de las cuentas bancarias de la sociedad. Sostiene que empleó 711 euros para el pago de los gastos derivados de un pleito particular; otros 4.236 en concepto de abono de las primas de tres seguros que tenían por objeto la cobertura de riesgos que afectaban a un vehículo, a una motocicleta de la que también era titular y otra de su vivienda particular. Asimismo, se apropió presuntamente de 2.097 euros para el abono de una alarma instalada en su domicilio, y de otros 304 en concepto de provisión de fondos de un proceso ejecutivo privado. Por lo tanto, el acusado desvió para su propio beneficio un total de 7.349 euros.

El ministerio público indica que los hechos son constitutivos de un delito continuado de apropiación indebida por el que reclama un año y diez meses de prisión. Además, demanda que el investigado devuelva a la comunidad los 7.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos