Justina Aguerre Gogorza: «Lloras de impotencia cuando una mujer muere porque no puede llegar a un hospital a parir»

Aguerre, en la exposición de MSF 'Sin ellas no hay futuro'./MICHELENA
Aguerre, en la exposición de MSF 'Sin ellas no hay futuro'. / MICHELENA

La médico de Tolosa ha trabajado en Sierra Leona, un país donde una sencilla patología puede acabar en fallecimiento por la falta de medios

Teresa Flaño
TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

Hace una semana que la ginecóloga tolosarra ha regresado de Sierra Leona donde ha estado trabajando dos meses con Médicos Sin Fronteras. No es su única experiencia en África, porque antes ya había participado en programas de la ONG en Etiopía y Yemen.

- ¿Cuáles son sus funciones?

- Mi trabajo se desarrolla en los hospitales, en la maternidades, paritorios y quirófanos donde se practican muchas cesáreas. Nos dedicamos a todo lo relacionado con la salud de las mujeres durante el embarazo, el parto y el periodo posterior. También tenemos programas de contracepción, planificación familiar y de educación para la salud en la comunidad para que sepan cuándo tienen que consultar a un médico.

- En Sierra Leona el número de mujeres que mueren durante el embarazo y el parto es elevado.

- Sí, y el problema se está agravando porque después de la epidemia del ébola el sistema sanitario se ha quedado muy débil. Muchos médicos murieron por contagio y los hospitales funcionan como pueden. Además, las infraestructuras son muy básicas. Cantidad de pueblos no tienen carreteras, porque no han existido nunca o porque han desaparecido durante el periodo de lluvias, lo que dificulta su acceso a los centros sanitarios.

- Una cesárea, que es una intervención relativamente sencilla, allí puede poner en situación de riesgo a la mujer.

- El personal tiene un nivel muy básico. En la universidades no se forma como aquí. Los medios también son escasos. Nuestra función es dar apoyo bien con personal, material o fármacos. Intentamos dar formación especializada para que los enfermeros, ante la falta de médicos, puedan ejercer como anestesistas o cirujanos y poder practicar cesáreas.

- ¿La población de Sierra Leona contempla la salud femenina como una prioridad?

- No es que no se lo tomen en serio, simplemente hacen lo que pueden. El problema es que para muchos ir a parir a un lugar seguro no es una prioridad porque primero deben cubrir otras necesidades como comer, beber o que los hijos que ya tienen puedan sobrevivir. Generalmente suelen parir en casa y solo acuden al hospital cuando hay un problema: que el niño no nazca o que se sangre mucho después del parto. Muchas veces, aunque quieran ir a un hospital, no tienen cómo hacerlo.

«Tras el ébola, en Sierra Leona la sanidad es muy débil. Muchos médicos fallecieron»

«La salud femenina no es una prioridad. Tienen necesidades más urgentes como comer»

- Los países africanos en los que ha trabajado están o han estado inmersos en conflictos bélicos donde las mujeres suelen ser violadas y agredidas sexualmente. ¿Ha visto muchos casos?

- No he estado en un programa centrado en ese problema, pero cuando trabajas en una maternidad, rodeada de mujeres, siempre llegan muchos casos, incluso de niñas muy pequeñas.

- También son países donde la mutilación genital es una práctica bastante extendida.

- Hay programas que buscan concienciar a esas sociedades para que erradiquen la ablación, pero Médicos Sin Fronteras se centra más en atender casos urgentes, de salvar vidas. Aunque es un problema grave, hay otros que son mucho más fuertes y que necesitan una intervención inmediata.

- ¿Se llora mucho?

- Nunca te quieres acostumbrar a las cosas que ves, con patologías que aquí están superadas desde hace mucho tiempo. Sobre todo, lloras por impotencia: cuando una mujer se muere porque no ha podido llegar a tiempo al hospital a parir, porque tras llevar tres días de parto y debido al esfuerzo el útero se les ha roto y se desangra o porque, tras parir en casa, tienen una infección terrible. Otras veces lloras porque no tienes material para tratar un patología, en teoría sencilla, pero que se complica y termina con el fallecimiento de la mujer.

- ¿Hay alguna situación que recuerde especialmente?

- Uf, se ven tantas cosas. A mí me impactan mucho las fístulas rectovaginales, una conexión entre la vejiga y la vagina que produce la pérdida constante de orina. Las mujeres que las padecen son aisladas y marginadas. Aquí esos casos no se ven porque se solucionan rápidamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos