José Hila: «Estoy convencido de prohibir los pisos turísticos en Palma»

El concejal de Turismo, José Hila, ayer frente al Palacio de Miramar en Donostia./MICHELENA
El concejal de Turismo, José Hila, ayer frente al Palacio de Miramar en Donostia. / MICHELENA

El delegado de Urbanismo de la capital mallorquina asistió ayer a los Cursos de Verano de la UPV

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Palma fue una de las ciudades de cabecera el verano pasado con la que comparar la afluencia turística donostiarra, pese a las insistencias del sector para explicar que poco tienen que ver ambos destinos. Mientras Donostia cuenta con 18.000 camas en hoteles y unas 2.500 en pisos turísticos, el caso de la capital mallorquina asciende a las 43.000 plazas hoteleras y 20.000 en viviendas, una cifra que ha llevado al Ayuntamiento a prohibir la actividad.

- Los pisos turísticos en Palma estarán prohibidos a partir de julio. Es una medida tajante. ¿Sigue convencido?

- Sí, cada día estoy más satisfecho de esta medida. En la ciudad de Palma tenemos 43.000 plazas de establecimientos turísticos (hoteles y apartahoteles) que se construyeron a lo largo de 60 años. El alquiler vacacional llegó a registrar 20.000 plazas en solo cinco años y las cifras no dejaban de crecer. Se estaba traduciendo en un problema de convivencia y el precio del alquiler para residentes estaba subiendo mucho. Las viviendas turísticas no han sido el único factor, pero sí uno de ellos. Por eso decidimos prohibir los pisos turísticos en edificios residenciales. La actividad está permitida, en cambio, en viviendas unifamiliares y chalets.

- ¿No le parece que es ir en contra de una forma de viajar por parte de turistas que prefieren alojarse en una vivienda en vez de en un hotel?

- La oferta hotelera que tenemos es muy amplia y está dimensionada para nuestro tamaño de ciudad. No podemos estar al 100% de ocupación en los hoteles, pero con una carga real del 120%, porque esa sobreocupación hace que se resienta la ciudad en todas sus variantes: movilidad, limpieza, seguridad...

- ¿Descarta que pueda flexibilizarse la medida en un futuro?

- En absoluto. En función de cómo esté la situación la medida podría modificarse en unos años. Pero por ahora seguiremos adelante. Además, estamos trabajando en la modificación del Plan General para que bloques enteros de viviendas no puedan convertirse en un hotel, como se podía hacer hasta ahora.

«En 60 años se abrieron 43.000 plazas hoteleras. Los pisos turísticos han sumado 20.000 en 5 años»

- Se ha mostrado rotundamente favorable a la tasa turística, aunque preferiría que fuera un impuesto municipal en lugar de autonómico, como es su caso.

- En Europa estas tasas suelen ser municipales porque el turista donde desarrolla su estancia es en el municipio, hace uso de los servicios municipales, como la luz, la seguridad, el mantenimiento urbano...

- Según ha comentado, Palma cuenta con 450.000 habitantes y recibe 6 millones de turistas, por lo que los servicios municipales que debe destinar se multiplican exponencialmente...

- Sí, en la Comisión de Turismo de la CEM hemos propuesto que se pueda crear un impuesto municipal similar al turístico. Ahora bien, aunque preferiría que fuera municipal, estoy a favor de la tasa, aunque sea a nivel autonómico. En Baleares se optó por hacerla de esta manera y recauda en torno a 130 millones de euros al año.

- ¿Ha sido provechosa la mesa redonda con los representantes de Sevillas, Las Palmas y Donostia?

- Somos cuatro ciudades con situaciones diferentes pero con retos y problemas parecidos. Queremos regular el alquiler de viviendas turísticas, no perder la identidad comercial o cultural, apostar por el pequeño comercio en lugar de por franquicias... El éxito turístico es muy positivo, pero no debemos olvidar que es más importante la convivencia de los vecinos con los turistas. No se puede ir en contra de un sector con tanto peso, pero tampoco se deben cruzar ciertos límites.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos