«El láser ha acabado con mis piedras en el riñón y me ha devuelto calidad de vida»

Gregorio Garmendia y Josean Rodríguez, urólogos de Policlínica, junto a Javier Larrion./LOBO ALTUNA
Gregorio Garmendia y Josean Rodríguez, urólogos de Policlínica, junto a Javier Larrion. / LOBO ALTUNA
Javier Larrion, paciente de Urología

Los urólogos de Policlínica Gipuzkoa ofrecen hoy una charla en el Aquarium sobre los tratamientos para erradicar las piedras del riñón y tratar la incontinencia urinaria

Iker Marín
IKER MARÍNSAN SEBASTIÁN.

La vida de Javier Larrion, pamplonés residente en Donostia desde el año 1969, ha cambiado para bien desde que puso la salud de sus riñones en manos de un láser llamado holmium. Es el que utilizan los doctores Josean Rodríguez y Gregorio Garmendia en su consulta de Urología en Policlínica Gipuzkoa para acabar con las piedras en el riñón, junto el URS flexible. «Esta técnica permite atravesar la uretra y progresar hasta el interior del riñón debido a su adaptabilidad, a través de cavidades naturales del cuerpo para tratar la litiasis entre otras patologías. Se trata de un tratamiento que se combina con la energía láser holmium para fragmentar o pulverizar los cálculos, extrayendo los fragmentos que se precisen. Siempre de forma ambulatoria y mínimamente invasiva», explican los doctores.

Larrion, que se ha sometido a dos intervenciones para acabar con esta dolorosa dolencia, dice sentirse tras las operaciones como «cuando tenía 19 años». Los doctores Rodríguez y Garmendia hablarán hoy, desde las 19.30 horas en el Aquarium con entrada libre hasta completar aforo, sobre los 'Nuevos tratamientos para las piedras del riñón y la incontinencia urinaria, masculina y femenina'.

«La utilización del láser es un avance porque los otros procedimientos no eran tan eficaces»

- ¿Cuándo comienzan sus problemas con las piedras en el riñón?

- Hace 8-9 años tuve un primer cólico nefrítico muy doloroso, pero se pasó. Fue en las últimas navidades cuando volvieron los problemas, ya que no había vuelto a tener ningún otro episodio similar. Volví a tener dolores muy fuertes y tras el tratamiento correspondiente parecía que las piedras habían desaparecido. Pero no fue así. Hacia el mes de marzo me detectaron una piedra muy grande alojada en el riñón izquierdo. Me pasó al uréter, al conducto que va del riñón a la vejiga, y me lo cerró, ya que la piedra medía cerca de un centímetro. Y cuando se cierra el uréter, el riñón se para, porque no puede trabajar. Acudí a Policlínica Gipuzkoa y tuve la primera entrada en quirófano para destruir la piedra. Se rompió en pedacitos. Y mejoré. Pero un mes más tarde, tuve otro cólico muy fuerte y los doctores Rodríguez y Garmendia decidieron hacer una intervención en los dos riñones, entrando hasta ambos con el láser holmium. El objetivo era utilizar una serie de ráfagas de láser, destruir las piedras, hacerlas arenilla y así eliminarlas para dejar los riñones limpios de litiasis, de piedras. La decisión fue la adecuada ya que me encuentro muy bien.

- ¿Y cómo fue la experiencia con el láser?

- Tras esa intervención me dejaron 2 semanas unos catéteres que llaman 'doble J' que van de la vejiga al riñón para ayudar a eliminar orina. Y fue el pasado viernes cuando entré a quirófano un momentito, me durmieron ligeramente, me retiraron los catéteres y desde entonces estoy como si no hubiera tenido nada nunca. La utilización del láser parece ser más eficaz que cualquier otro procedimiento para eliminar las piedras, además de más rápido. Los doctores están constantemente viendo por cámaras como transcurre la intervención, la tecnología aporta una solución que si no es definitiva sí que soluciona la dolencia a muy largo plazo.

- ¿Cómo fue el postoperatorio?

- Muy sencillo en ambas ocasiones. Entré sobre las 16.00 horas de un día y a las 12.00 horas del día siguiente estaba fuera de la Policlínica. La primera vez en la que se destruyó la piedra grande en el uréter tuve alguna molestia pero en la segunda, absolutamente ningún dolor ni molestias.

- ¿Después de las anteriores intervenciones no se sintió así de bien en ningún momento?

- No tengo ninguna molestia, ningún dolor, nada. Antes sí que tuve algún problema. Hasta que se detectó el episodio de la piedra grande, sí tenía algún dolor. Pero no se había hecho el tratamiento definitivo y no se había utilizado el láser holmium para entrar hasta los riñones, que es donde estaba el origen del problema.

- Tras dos episodios similares, ¿qué previsión a corto y medio plazo le han hecho los doctores? ¿Pueden volver las piedras tras este tratamiento?

- Los doctores Garmendia y Rodríguez me explicaron que cuando se generan piedras en los riñones, esencialmente sucede que a los 5 o 6 años se vuelven a reproducir, a no ser que te cuides mucho, sobre todo en la alimentación. Por ejemplo, eliminando carnes rojas y alimentos que tienen oxalatos o demasiado calcio. Además de que es recomendable tomar muchos líquidos y eliminar la sal. En definitiva, es recomendable evitar por todos los medios que los factores físicos y químicos que originan esas piedras puedan aparecer.

- Parece claro que los avances tecnológico aplicados a la sanidad están solucionando problemas que hace años parecían insalvables. ¿Cree que será este el tratamiento definitivo para tratar las piedras en los riñones?

- Sí, sin duda. Es un avance, porque los otros procedimientos que utilizaban antes parece que no eran tan eficaces. Con la utilización de esta técnica desde luego me han eliminado todas las trazas que tenía. Tras la última intervención no tengo la más mínima sensación de malestar de absolutamente nada. Se ve que al llegar al origen, a los riñones, que es donde están las piedras, se destruyen allí y el problema es más sencillo de solucionar.

«Cuidando mucho la alimentación se puede evitar que las piedras se reproduzcan»

- Puede que haya pacientes que escuchen la palabra láser y sientan temor por lo que se puedan encontrar. ¿Qué les diría?

- Les diría para empezar que acudan a la charla de hoy. Van a descubrir que tener cólicos nefríticos, con lo que duelen y yo lo puedo confirmar, se puede evitar acudiendo al origen del problema, eliminando las piedras que se puedan tener. Y el medio es tratar esta dolencia con este láser, entrando por la uretra, subir por el uréter, llegar al riñón y con ráfagas de láser destruir las piedras y asunto acabado. Y poder sentirse como yo, con una calidad de vida como a lo 19 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos