El Gobierno Vasco amplía la ITV de Bergara y creará una estación en Zarautz para aliviar el colapso en Gipuzkoa

El Gobierno Vasco amplía la ITV de Bergara y creará una estación en Zarautz para aliviar el colapso en Gipuzkoa
Arizmendi

La nueva ITV se abrirá «en el menor tiempo posible», mientras que la apertura de una estación en Beasain se contempla a medio plazo

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

El Gobierno Vasco mueve ficha para atajar el problema de las ITV en Euskadi, con especial incidencia en la situación de colapso que existe en Gipuzkoa. El departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras ha dado a conocer hoy que ampliará la estación de Bergara y que creará cuatro nuevas, dos en Gipuzkoa, en Zarautz y Beasain, y dos en Bizkaia, en Sopelana y en Zalla.

En Bergara se ha decidid abrir una cuarta línea de inspección que ya está en funcionamiento, tal y como ha informado el viceconsejero de Industria, Javier Zarraonandia. Una decisión tomada para que pueda «absorber la carga de trabajo extraordinaria» procedente de las oficinas de Urnieta e Irun, saturadas desde hace meses.

Tal y como informa hoy este periódico, el departamento que dirige Arantxa Tapia también ha confirmado que se abrirá una nueva estación de ITV en Beasain, si bien esta operación no de contempla «de manera inmediata». Esta estará ubicada en el polígono industrial Ittola que se encuentra en el barrio Salbatore.

Además de crear nuevas oficinas para poder dar un mejor servicio a los conductores vascos, desde el Ejecutivo se han investigado las causas que han provocado el colapso en las estaciones de Urnieta e Irun, y que ha terminado afectando a otras como la de Bergara o las de Doneztebe y Arbizu en Navarra. Según indican en un comunicado, el departamento ha abierto un expediente informativo a las ITV de Urnieta e Irun «por mostrar una productividad injustificada, notablemente menor que la media del resto de las estaciones de Euskadi».

Según detallan, estas dos estaciones, gestionadas por TUV Rheinland, son las que más tiempo dedican a cada revisión, «sin motivos aparentes que puedan justificar tal diferencia». Desde la concesionaria señalaban que la aplicación de la nueva normativa de inspecciones de vehículos exigía más tiempo y espacio para cada vehículo, y que esa circunstancia es la que había provocado que el número de vehículos atendidos cada día se hubiese reducido, provocando un colapso en el servicio.

No obstante, desde el Gobierno Vasco insisten en que todos los centros ITV tomados como referencia comparativa para su análisis «están acogidos a las mismas normativas, incluida la más reciente, en la que los centros de Urnieta e Irun se han basado para justificar el evidente descenso en el ritmo de atención a las personas usuarias».

Más