Investigan una agresión sexual y detienen a dos hombres por abusar y pegar a dos mujeres en Donostia

La manifestación convocada ayer por Donostiako Piratak para denunciar «seis ataques sexistas» fue masiva./SARA SANTOS
La manifestación convocada ayer por Donostiako Piratak para denunciar «seis ataques sexistas» fue masiva. / SARA SANTOS

Un manifestación masiva condenó los ataques, que la Ertzaintza investiga para esclarecer los hechos. Donostiako Piratak elevó a seis las denuncias por ataques sexistas recibidas en su recinto del muelle, y decidió suspender su programación festiva

Amaia Chico
AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN

La violencia machista contra las mujeres ha reaparecido en la Semana Grande donostiarra con varias denuncias por diferentes ataques contra la libertad sexual. La Ertzaintza investiga, por un lado, una denuncia por agresión sexual presentada de madrugada por una mujer en la comisaría de Ondarreta. Por otro, también en la madrugada de ayer, detuvo a dos hombres acusados de abusos sexuales y de agresión física a otras dos jóvenes en un céntrico lugar de la ciudad. Y además, el colectivo Donostiako Piratak tomó ayer la decisión de suspender toda la programación que tenía prevista en el recinto de La Flamenka, en el Muelle, tras recibir en las últimas horas en sus puntos de atención hasta «seis denuncias» por ataques contra la libertad sexual de las mujeres, entre ellos, señalaron, dos por «violación». Desde el Ayuntamiento condenaron rotundamente cualquier ataque sexista, aunque precisaron que desconocían las denuncias hechas públicas por este movimiento y aseguraron que ni la Guardia Municipal ni la Ertzaintza habían recibido más denuncias.

La Policía vasca sí confirmó ayer que investiga una denuncia por agresión sexual interpuesta por una mujer sobre las 3.00 de la madrugada en la comisaría de la Ertzaintza en Ondarreta. Según ha podido saber este periódico de diferentes fuentes, al parecer la mujer habría conocido a un hombre la tarde-noche del martes y se habrían ido juntos en un vehículo de él a otra localidad fuera de Donostia no identificada. Según estas mismas fuentes, en una hora no determinada, la mujer, que se encontraría afectada por efecto del alcohol, se despertó sola en un lugar que desconocía y cogió un tren para volver a San Sebastián. Una vez de nuevo en la ciudad, habría acudido a uno de los 'puntos morados' instalados en la ciudad para informar y atender a las mujeres sobre cualquier ataque sexista, y desde allí le habrían derivado a la comisaría de la Ertzaintza para que presentara la denuncia. Al parecer, la mujer en su regreso solo había identificado por el camino un cartel de 'Oria', pero no recordaba más detalles de lo que había sucedido.

El segundo caso de ataque sexista tuvo lugar pocas horas después, pasadas las 5 de la madrugada en la calle República Argentina de Donostia, en las inmediaciones del Teatro Victoria Eugenia. Según informó el Departamento vasco de Seguridad, dos hombres, de 37 y 40 años, el primero con antecedentes por violencia machista, fueron detenidos acusados de abuso sexual y de lesiones a dos mujeres, de en torno a 20 años, que se encontraban acompañadas de varios amigos. Los hechos sucedieron cuando estos dos hombres se acercaron al grupo, formado en su mayoría por chicas, y uno de ellos realizó en varias ocasiones «tocamientos de índole sexual a una de ellas, incluso después de que esta cayera al suelo». El resto les recriminó su actitud, momento en el que los dos agresores respondieron de forma violenta «lanzando puñetazos» para que nadie se les acercara. Durante la trifulca, intentaron agredir a un acompañante de la víctima y propinaron un golpe en la cabeza a otra de las amigas que salió en defensa de ella. El golpe hizo que cayera al suelo y sufriera lesiones, de las que al parecer fue atendida en el cuarto de socorro próximo.

La denuncia por violación fue presentada por una mujer que se 'despertó' perdida en otra localidad

Varios viandantes que presenciaron los hechos ayudaron a las víctimas a dar aviso a la Ertzaintza. Una patrulla de seguridad ciudadana que realizaba tareas de vigilancia durante la Semana Grande se encontraba en las inmediaciones y acudió a la llamada. En los minutos posteriores, interceptó a los dos agresores, de origen guipuzcoano, y les detuvo por delitos de abusos sexuales y de lesiones. Tras prestar declaración ante el juez, quedaron en libertad con cargos a la espera de juicio.

Además de estos ataques confirmados por la Ertzaintza, el colectivo Donostiako Piratak, que organiza un programa festivo en el muelle, decidió ayer suspender todas las actividades previstas después de haber recibido hasta seis denuncias de ataques contra mujeres en su «recinto» festivo, conocido como La Flamenka. Los miembros de este movimiento informaron de que en las últimas horas habían recibido «dos denuncias por violación, y desde el momento en que decidimos activar el protocolo, empezaron a llegar ataques uno tras otro». «Se han producido en nuestro 'gune' y los ha hecho gente que anda entre nosotros», denunciaron, antes de indicar que debido a esta situación «que se ha desbordado» decidían suspender las actividades y conciertos previstos para el día de ayer. «No tenemos fuerzas para soportar otro día y otra noche como esta», indicaron. «Y no se puede garantizar la seguridad del 50% de la gente que participa en ella», en alusión a las mujeres.

Desde Donostiako Piratak aseguraron que tras las denuncias recibidas en su punto de atención, acudieron al hospital y a comisaría, donde aseguran que las víctimas no recibieron la atención adecuada por parte de «Ertzaintza, Policía Local y Osakidetza». «No están dispuestos a dar ningún amparo a las víctimas, no tienen ninguna sensibilidad», reprocharon. Fuentes municipales aseguraron que a ninguno de los dos cuerpos policiales les constan más denuncias que las dos mencionadas inicialmente. No se ha precisado si alguna de ellas se corresponde con las recibidas por Donostiako Piratak.

Movilizaciones

La condena por todos estos hechos llegó de inmediato. La primera, por parte de los grupos municipales del Ayuntamiento, que acordaron una declaración institucional para reprobar los ataques y se concentraron a mediodía en Alderdi Eder, junto a miembros de la Diputación foral de Gipuzkoa, para compartir con la ciudadanía esa repulsa. «Este tipo de agresiones no son sino la expresión más despreciable de la violencia machista y de las actitudes de desigualdad de género que aún imperan en nuestra sociedad y contra la que este Consistorio se opone de manera contundente», señaló la corporación, que se sumó al resto de convocatorias de repulsa.

El alcalde Eneko Goia lamentó que estos ataques contra la libertad sexual hayan «empañado» las fiestas, que ya han pasado el ecuador antes de que el sábado finalicen.

Por la tarde, convocada por Donostiako Piratak, una masiva manifestación denunció cualquier tipo de agresión sexista contra las mujeres. «Las noches también son nuestras y queremos ser libres cuando volvamos a casa, no valientes», dijeron. «Estamos armadas y nos tendréis enfrente, ¡gora autodefentsa feminista!», indicaron en un comunicado.